Destacado
Publicado en Educación, Formación de líderes, Liderazgo por competencias, Perdón, resentimiento, reparación, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sufrimiento, culpa y muerte

Un poco sobre nosotros

Mediante el Coaching de Vida buscamos apoyar a las personas en su desarrollo integral y el mejoramiento de sus relaciones laborales y familiares para lograr una vida plena, tranquila y feliz.

Acompañamos a las personas a descubrir y definir proyectos de vida trascendente y encontrar el sentido en situaciones de cambio, difíciles y dolorosas.

Promovemos una cultura del perdón como medio para sanar la propia alma y superar el estancamiento al que lleva el rencor y el resentimiento.

Ofrecemos charlas y talleres de formación que ayuden a potenciar los valores y las competencias de las personas y mejorar las relaciones en los equipos de trabajo.

Encontrar el sentido de vida en el trabajo, en la relación de pareja, en la educación de los hijos y en la vida social nos lleva a vivir con pasión poniendo lo mejor de nosotros mismos y superando los mayores obstáculos.

cropped-logo-en-jpg2.jpg

Publicado en Sentido de vida, Sufrimiento, culpa y muerte

Sufrimiento = Vivir la vida

IMG_2197En ocasiones recibimos una noticia trágica.  No la esperábamos.  Es curioso, nadie espera lo peor pues “la esperanza es lo último que se pierde”. Pero en estos días de noticias difíciles, de amigos sufriendo la muerte, la enfermedad y el dolor es cuando hacemos un alto y nos preguntamos por la vida…

Cuando estamos tranquilos, la rutina diaria nos impide “ver” o experimentar la fragilidad del ser humano. Todo transcurre con normalidad y pasan los días y casi nos cuesta trabajo notar como crecen los hijos, como se consolida la familia y el trabajo es exitoso.  Pero cuando llega el sufrimiento, se nos obliga a hacer un alto, un pare obligatorio y pensar si a nosotros nos pasará también o por qué a mi me toca sufrir esto.

Y entonces caemos en cuenta que somos seres limitados por el tiempo y el espacio. Que somos perecederos, que pasa el tiempo y envejecemos, que la carne y el hueso, la materia, está sujeta a la enfermedad; que las células se vuelven defectuosas y lo que queda es nuestro ser espiritual.

IMG_1789Sufrir es igual a abrir los ojos.  Llega una mala noticia, la muerte de un ser querido, una enfermedad crónica o terminal, una quiebra económica, una ruptura amorosa… un antes y un después.

Sólo cuando perdemos la tranquilidad nos “damos cuenta” de lo valioso, del tiempo, de la calidad de las relaciones, de la bendición de la salud.

Es cuando la vida nos pregunta, y debemos responderle.  Qué hemos hecho, cómo hemos cuidado del mundo y de los demás, cuánto amor hemos puesto en nuestras tareas, como hemos nutrido nuestro cuerpo y nuestra mente, lo que nos ha sido dado.  Ser conscientes de lo que somos y tenemos y también de lo que nos queda por hacer y como hemos de aprovechar el tiempo y las oportunidades.  No importa en realidad saber cuánto más estaremos aquí y como será nuestra vida…. lo importante es tomar conciencia de que esto se acaba, con toda seguridad y cómo vivamos lo que nos queda, aunque sean minutos, horas o días será lo que cuente.

Hoy en día nos esforzamos demasiado por evitar el sufrimiento.  Y es saludable evitar sufrir sin razón alguna, pero existe un sufrimiento inevitable que en mayor o menor medida todos experimentaremos. Cuál será nuestra actitud ante él, es la pregunta clave.  Cómo convertiremos ese sufrimiento en sentido de vida.  Cómo afrontaremos la dificultad de tal manera que logremos ver la ganancia, el aprendizaje, el bien que vino después….

El sufrimiento nos lleva a madurar, a IMG_2426apreciar la vida, a atesorar momentos mágicos y valorar los amigos y la familia. A ver el pasado y saber que ha valido la pena vivir… a pesar de todo.

Te invito hoy a pensar en las situaciones difíciles de la vida.  Qué harías si te dijeran que vas a morir en un par de días?  ¿cómo revisarías tu vida y qué te haría falta por hacer? y si estás pasando por una situación difícil, ¿cómo podrías re-significarla para poder encontrarle algún sentido?

Bienvenidos todos los comentarios..

 

Publicado en Formación de líderes, Liderazgo por competencias, Perdón, resentimiento, reparación, relaciones laborales, Sentido de vida

Acoso laboral, resolución de conflictos y perdón… ¿tienen algo que ver?

En el ambiente laboral no se suele hablar sobre perdón; ese parece ser un tema reservado al mundo interior de la persona y a sus relaciones individuales.  Pero el perdón resulta ser un importante medio para calmar los ánimos disruptivos en los ambientes laborales y aumentar la productividad y cooperación entre compañeros de trabajo al estar comprobado científicamente como cura para la ruptura interna emocional, esto es, reducción en los niveles de ansiedad, control de la ira tóxica, protección contra la depresión y refuerzo de la autoestima (Enright, 2010)

El tema es relevante ya que las personas pasamos la mayor cantidad de tiempo en nuestro trabajo y nuestras relaciones laborales se convierten en aquellas con las cuales tenemos que convivir y tomar decisiones sin que nos unan lazos de amistad ni amor en la mayoría de los casos.

Muchas personas sufren acoso laboral y no denuncian por miedo a perder su trabajo.  Las relaciones abusivas se dan siempre en un esquema de poder, del cual es muy difícil salir y aunque se habla mucho del acoso y del bullying escolar, el laboral constituye muchas veces un tema de vergüenza por ser entre adultos que “supuestamente” deberían ser capaces de defenderse.

Estas personas van por la vida con una actitud sumisa, una ira y un rencor reprimidos, una pésima disposición a colaborar, actitudes que a su vez serán descargadas en otros más débiles, generalmente en su familia.  Se limitan a cumplir su labor sin aportar nada al equipo de trabajo.  No hay creatividad y el clima laboral se deteriora y resulta en una baja productividad y mayor ausentismo por enfermedades asociadas al estrés.

Normalmente en las empresas rige un código de conducta de cero tolerancia al acoso, abuso y discriminación de cualquier tipo, se promueve la igualdad de oportunidades y se alienta la denuncia.  Pero la realidad es que al haber relaciones de poder, se vuelve muy difícil  y riesgoso denunciar y al final se sufre en silencio y el poderoso hace lo que quiere. Cuando funciona dicho código, se atacan los comportamientos pero no se llega a la raíz del problema.

Es necesario implementar programas de prevención, lo cual es más fácil en el ambiente educativo escolar que en el ambiente empresarial.  Pero es posible..

Si ayudamos a nuestros colaboradores a gestionar de mejor manera sus emociones, a mirar al otro como un ser humano de igual dignidad, a respetar las opiniones de otros aunque no las comparta, a ser empáticos con la historia personal de cada cual y a entender que cada persona viene con un mundo único a cuestas, todas éstas, herramientas que el perdón nos ofrece, podremos ayudar a mejorar el clima laboral y a tener personas que vayan a sus trabajos entusiasmadas por lo que van a hacer en su día, llenas de ganas por aportar y trabajar en colaboración con otras a quienes ven como compañeros y no como competidores.

Al trabajar el tema del perdón se logra entender que ante las ofensas no debemos eximir la justicia, ni debemos dejar pasar el mal trato ni poner la otra mejilla y ser vulnerables eternamente.  Se trata de reconocer el error y tener una segunda oportunidad. Se trata de hablar con franqueza y honestidad, de aprender a manejar las relaciones de una forma diferente y mas creativa, de mirar al otro con empatía, lo que no significa no “tener” el poder, sino de tener  un poder al servicio de los demás.

El perdón tiene todo que ver en el ambiente laboral y promueve sanas prácticas empresariales, promoción de los seres humanos y logros cooperativos importantes dentro de un clima organizacional sano, incluyente y respetuoso. Estas son las comunidades de perdón que queremos impulsar para lograr ambientes transparentes, honestos, promotores de líderes que puedan incorporar herramientas diferentes a las propias de resolución de conflictos y hacer de estas soluciones unas permanentes y duraderas en el tiempo con mejores seres humanos aportando a toda la sociedad en general.

Los invito a tener en cuenta nuestro taller de perdón empresarial adaptado a las necesidades particulares de su empresa.

 

Taller de perdón y límites-2 copy

 

 

Publicado en Liderazgo por competencias, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida

Darnos oportunidades…

A veces nos parece que algunos temas son obvios para todos pero lo cierto es que cuando nos restringimos de hablar o hacer algo, muy probablemente somos nosotros mismos quienes nos perdemos de experimentar algo valioso.  Esto me pasa a menudo, cuando juzgo a priori situaciones y personas porque me parece que no van con lo que yo pienso en general de las cosas.

En ocasiones he desechado la idea de conocer a alguien más profundamente porque sus primeros comentarios me han parecido insulsos o carentes de todo interés. Me he encontrado haciendo juicios sobre alguien que probablemente nada tienen que ver con su ser integral.  Sólo se refieren a una parte, a un momento determinado en una circunstancia precisa y no necesariamente me indican quien es como persona.  También las expectativas que tenemos sobre alguien nos llevan a radicalizar posiciones propias y ajenas cuando en realidad son sólo expectativas.  Espero de alguien que haga o diga algo y si no lo hace, se va a la lista negra. IMG_0666

Lo cierto es que muchas veces por esa falta de flexibilidad con el otro y lo que piensa nos perdemos de conocer a alguien valioso, de tener un encuentro enriquecedor y nutrirnos de los demás seres humanos y de su pensamiento y forma de ver la vida.  Es difícil, si.  Creemos que no somos compatibles con alguien que no piensa igual que nosotros o no tiene las mismas creencias ni se expresa igual.  Pero creo que esa es nuestra falta de visión integral del ser humano, es decir, de verlo como un todo: en su parte biológica con una herencia y un ambiente que lo han influido.  En su parte psicológica y social con unos pensamientos, sentimientos y emociones propias, con una red de apoyo y un lugar en el mundo y en su parte espiritual, con unas interacciones con lo que le rodea y la forma en que deja huella en el mundo y en los demás.

IMG_4139Tener una mente abierta a nuevas experiencias, vivencias y posibilidades nos lleva a no dejarnos de sorprender por todo lo que esta a nuestro alrededor. Cuando perdemos esa capacidad de sorpresa se pierde también la alegría por la vida y se cae en la rutina del “deber ser”, de cumplir responsablemente pero sin pasión.

Cuando nos damos oportunidades, la vida nos va preguntando diferentes cosas y espera de nosotros una respuesta.  Un mundo de posibilidades se abre para nosotros y se nos muestra el camino del sentido, de vivir con pasión, plena y felizmente.  El sentido de vida está ahí, en nuestro trabajo, en nuestra familia y amigos, en lo que nos rodea inclusive en el sufrimiento y los problemas.  Sólo debemos encontrarlo y eso se logra con una actitud de apertura a la novedad, de ser los dueños de nuestra vida y nuestros sueños.  No de seguir a otros como borregos sino de interiorizar y hacer nuestras las decisiones que tomamos de acuerdo con lo que nos es valioso.

Eso es actuar con convicción, vivir la vida con pasión y arriesgarnos a lo que pueda venir, incluso… a experimentar la felicidad!

Te invito a reflexionar el día de hoy sobre las ocasiones en que te cierras a lo nuevo, pones barreras a otros y a las experiencias.  Y tomes la decisión de abrir tu mente un poquito cada vez.  De pronto te encuentras con algo o alguien extraordinario.

cropped-45.jpgIMG_0624

Publicado en Formación de líderes, Perdón, resentimiento, reparación, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida

Eres mía o no eres de nadie…

Oír éstas palabras nos genera pánico.  Cuantas historias de agresiones y muertes violentas por no configurarnos con los deseos de nuestra pareja. Y es que vivimos en una cultura donde a las mujeres se nos “obliga” a satisfacer los deseos de los demás para no ser “castigadas” con la indiferencia, la soledad, el abandono, la pobreza, el maltrato físico y psicológico, etc…

Cuantas veces nos dicen “si no eres mi novia no podemos ser nada, ni amigos” y simplemente se nos corta la posibilidad de una amistad, se nos bloquea de todo, incluso de las redes sociales.  No es esto una forma de obligarnos, disfrazada de…”haces lo que yo quiero o no vales nada para mi”, muy aceptada socialmente pues no incluye violencia física… o el grave “si no eres mía no eres de nadie…prefiero verte muerta” no aceptado pues incluye la violencia física y la muerte, pero tan común en nuestra cultura.

IMG_1286Somos de extremos, no toleramos los colores.  O somos campeones mundiales o no hicimos nada por vagos.  Nos interesa mas el desenlace y no disfrutamos la trama como en la canción de Jorge Drexler (La trama y el desenlace);  cuando la vida se construye poco a poco, se teje en los procesos que a través de la perseverancia llegan al éxito.  Esto vale para todo, los deportes, los estudios, el éxito laboral, una carrera nutrida y significativa y por supuesto para nuestras relaciones de familia, las relaciones personales y las amorosas.

Cuando solo queremos ver el éxito económico en algo, dejamos de ver lo valioso que hay en el proceso de conseguirlo.  Cuando sólo queremos que se vea el éxito en nuestra familia, matrimonio perfecto, hijos ejemplo, dejamos de ver todo el amor que hubo detrás de cada decisión, las caídas y las vueltas a levantar, la paciencia y los sacrificios vividos.  Todo lo que realmente es importante.

Cuando queremos que otra persona se someta a nuestros deseos y somos incapaces de IMG_2427respetar los suyos, estamos perdiendo la oportunidad de una amistad verdadera, de compartir dos mundos interesantes y estamos cerrando la posibilidad a todo crecimiento que pudiera surgir del encuentro de dos almas en el universo. Tal vez estamos perdiéndonos de un amor más allá de la posesión, un amor de ágape donde dos almas se juntan desde lo más trascendente y donde no hay barreras ni cadenas.  Donde se honra la persona y su libertad total.

Qué diferentes serían así las relaciones de todo tipo.  Una entrega total de lo que somos, sin pretender manipular al otro, sino sabiendo que el vínculo es más fuerte que cualquier posesión.

Qué tristeza me da cuando las personas se dejan de hablar, lo respeto si, pero me parece que se pierden grandes cosas.  Ahí si se cierra toda posibilidad. Mucho pesar cuando manipulan de cualquier forma, desde el poder de la fuerza o el dinero.  Más tristeza aún cuando son posesivas y desembocan en la amenaza constante y la violencia.

Te invito el día de hoy a revisar tus relaciones, pues una relación posesiva es irrespetuosa y no es verdadera.  Al soltar, el vínculo que queda podrá nutrirse y crecer.  De otro modo tiende a la separación, la manipulación, la violencia, al sufrimiento, la pérdida y el dolor.

cropped-45.jpg

Publicado en Formación de líderes, Sentido de vida

Y no faltan los problemas…

Me encanta tomar fotos! Esta, en una playa cerca de Melbourne, Aus.
Me encanta tomar fotos! Esta, en una playa cerca de Melbourne, Aus.

A veces llegan todos juntos, los problemas, en otras ocasiones no se dejan sentir. Creo que siempre están presentes en mayor o menor medida y algunos los resolvemos fácilmente sin mayor esfuerzo. Pero hay otros que requieren de nuestras habilidades e incluso muchas veces, ni siquiera podemos recurrir a ellas, pues son unos problemas verdaderamente gordos que al final no podemos solucionar.

Quisiéramos una vida sin problemas, tranquila, suave.  Pero eso me hace pensar si la sal de la vida no serán precisamente las pequeñas vicisitudes que trae la cotidianidad.  Unos días sin tener que resolver nada, está bien, pero siempre esa calma, esa falta de retos, esa cotidianidad tan aburrida….

La realidad es que no conozco a nadie que no tenga un repertorio que contar cada vez que nos encontramos.  Hay problemas de todo tipo y ojalá solo existieran aquellos que no afectan a nuestros seres queridos, o de esos que se resuelven sin mayor “problema”.

Cuando tenemos compañía, es más fácil llevar las cargas que se nos presentan. Contar con alguien que vea desde afuera, que tenga “otros ojos”, hace que se aligere el peso que cargamos.Por lo general estamos solos.  O decidimos estar solos.  No nos sentimos cómodos contándole a otros nuestros problemas sin saber que ahí podría estar la solución.

Muchas veces simplemente huimos, dejamos así, sin resolver.  Nos tapamos los ojos y damos la vuelta pensando que las cosas se solucionarán por si solas.  Otras veces nos hundimos en una marea de pensamientos o lo que llamamos hiperreflexión. Le damos vueltas al asunto, no dormimos, lo repasamos una y otra vez tratando de hallar una solución cada vez mas esquiva.  ¿No les ha pasado que entre más desean algo parece alejarse más?  Pues le ponemos tanto empeño a encontrar la solución que nuestros ojos no ven lo obvio, lo que está enfrente.  No somos capaces de tomar decisiones y nos sentimos derrotados.

Lo cierto es que la vida se encarga de llamarnos la atención para que no huyamos ni nos hundamos sino que hagamos frente a  los retos que nos pone.  Al final todo se trata de aprender y evolucionar.  Ver que en cada problema se encuentra una oportunidad de hacer un alto, aprender algo nuevo (aunque no se solucione el problema), y salir fortalecidos al ser capaces de ver la vida de otra manera.

Algunos tips para lograrlo:

  •  Hacer silencio:  Por eso dicen que las grandes ideas y las mejores soluciones salen a las 3 am, o mientras estamos en la ducha.  Es necesario tomar distancia del problema, salir de nosotros mismos y ver lo que nos pasa, como si fuera ajeno.  Poder ver las cosas desde varios puntos de vista y para eso es necesario el silencio.  Ayuda mucho salir a caminar, pensar en otras cosas, respirar adecuadamente, conectarnos con nosotros y con la naturaleza.  Si logramos acallar las voces del problema, probablemente podamos escuchar la voz de la solución.
  • Contar la historia:  Poner por escrito nuestro problema y encontrar alguien con quien compartirlo si es posible (consejero, psicólogo, coach, director espiritual, amigo cercano). Contar la historia es enunciar el problema incluyendo las emociones y sentimientos que nos provoca. Conectarnos con nuestro mundo emocional y reconocer lo que genera, la rabia, la tristeza, el miedo, la impotencia, el rencor.  Y hacer listas…. me encantan las listas, pros y contras de cada solución que surja o de ninguna solución.
  • Pensar con horario:  Esto se refiere a no dedicarnos al problema 24/7.  Por más grave que parezca, es necesario descansar de pensar.  Si nos ponemos una hora para pensar en el problema, inconscientemente le estamos diciendo a nuestra mente que al terminar el horario elegido, deje de pensar en ello. Y así evitamos la hiperreflexión, y nos obligamos a trabajar en el asunto de forma ordenada y decidida.
  • Cambiar la actitud: Cuando tenemos un problema hasta nuestra expresión no verbal es derrotista.  Caminamos cabizbajos, meditabundos, no sonreímos y a todos les decimos —sin decirles-, que tenemos un grave problema.  ¿Qué pasaría si por voluntad propia y haciendo gala de nuestras dotes humanas tomamos la decisión de sonreír y salir con una actitud triunfante y agradecida?  Porque no nos digamos mentiras, aunque nos parezca que el mundo se nos cae encima, siempre hay algo que agradecer:  Un nuevo amanecer, el canto de los pájaros, inclusive el estar vivos para poder resolver EL PROBLEMA!  Así que una actitud agradecida es muy importante para abrir los espacios a la solución.  Nos ayuda a ver lo bello que hay en las pequeñas cosas y no nos permite hundirnos.

Hoy te invito a abrazar tus problemas, a verlos como oportunidades (aunque sea difícil), a cambiar tu actitud ante ellos y lograr aprender algo nuevo.

cropped-45.jpg
Publicado en Formación de líderes, Liderazgo por competencias, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida

La importancia de las pequeñas cosas…

En todos los ámbitos, la vida se compone de pequeñas cosas, pequeños detalles que damos por supuestos y no caemos en cuenta de la importancia que tienen, probablemente hasta que nos faltan.  En el trabajo al igual que en la familia y en nuestras relaciones sociales, hay pequeñas cosas que las personas hacen y que nos alegran o entristecen y también nos causan ira y miedo.  Son gestos, miradas, palabras, acciones que componen un todo y enriquecen o empobrecen nuestro mundo.27384914_s

¿Quién no se ha sentido feliz, literalmente, cuando alguien lo llama para saber como está?, ¿cómo sigue ante una situación difícil? o ¿sólo para decirle que se acuerda y que está presente?

¿Y que tal cuando recibimos algún detalle como un chocolate, una flor, una nota que nos dejan en la nevera diciéndonos que somos importantes?  ¿Qué pasa cuando nuestro jefe no solo habla de cuestiones laborales sino que alguna vez pregunta por nuestros hijos? o ¿se interesa por saber quienes somos y que pensamos?

Es que somos seres relacionales y aunque nuestro mundo no debe girar alrededor de lo que los demás opinen, digan o hagan, en teoría, sí es importante la relación que tenemos y…dejémonos de mentiras, si nos importa y mucho lo que los otros piensen de nosotros.
Por eso algo tan sencillo como llamar a alguien por su nombre, recordar lo que nos han contado, ser honestos y transparentes en nuestras conversaciones, indagar sobre el otro con un interés genuino, saludar con una sonrisa…. Eso es lo que hace que nuestro mundo sea más bonito y los días se iluminen.

Y todos estamos esperando eso de los mas cercanos, que se interesen por lo nuestro. Ellos esperan lo mismo de nosotros. Pero ¿por qué es tan difícil? Creo que nos quedamos esperando a que los otro hagan y no empezamos a hacerlo nosotros por ese orgullo que nos llena por dentro y que nos hace creer que las demostraciones de amabilidad, simpatía y amor nos hacen vulnerables y débiles.  Tenemos que mostrarnos fuertes ante los demás, importantes, cultos, expertos y cualquier cariñito que expresemos lo vemos como una demostración de inferioridad que hoy en día nos deja mal parados en nuestra imagen de competitividad y fortaleza.

Pero ¿qué pasaría si diéramos el primer paso y como líderes nos mostráramos vulnerables, iguales a todos, generosos, interesados por el bienestar de nuestros compañeros y amigos?  Tal vez eso que nos hace ser seres humanos también sea lo que nos une y nos hace ser una fuerza mayor y mas potente.

IMG_1908Si nos mostramos en nuestra humanidad compartida y nos vemos todos como personas llenas de ganas de superarse, ávidos de aprendizaje, llenos de ideas y dispuestos a crecer, correr riesgos, pero también personas que cometen errores y aprenden de ellos, merecedores de segundas oportunidades.  Creo que haríamos mejores equipos de trabajo, mejores y más unidas familias, mejores parches de amigos, donde los pequeños detalles contarían y estaríamos dispuestos a ayudarnos en las dificultades pues seríamos mas empáticos unos con otros.  Nos reconoceríamos nuevamente y veríamos que todos pasamos por las mismas caídas y celebraríamos los éxitos como propios.

Bueno soñar es fácil, es bonito y en mi mundo ideal nos aceptaríamos tal cual somos….será imposible?

Hoy te invito a mostrarte como eres y estar orgulloso de ti. Fijarte en las pequeñas cosas. Ser detallista. ¡Eres especial definitivamente!

cropped-45.jpg

Publicado en Educación, Formación de líderes, Perdón, resentimiento, reparación, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida

Usar el perdón para blindarnos contra el matoneo..

“A menos que eliminemos la ira en los corazones de quienes ejercen el acoso, no lograremos eliminar el acoso” Dr. Robert Enright.

Bullying-laboralHoy en día se habla mucho del matoneo, es el tema de moda.  ¿Será que antes no se daba esta situación o que no nos interesaban las consecuencias y el sufrimiento ocasionado?  No lo sé, lo cierto es que no se le prestaba tanta atención y creo que se daba por sentado el hecho de tenerse que defender a mansalva o sufrir en silencio, si se era el objetivo de los matones del salón de clases o del jefe egocéntrico en la empresa.  El tema se estudia ahora, a profundidad y se trata de encontrar una solución a un problema creciente que se da en todas las instancias de la vida social y laboral del ser humano.

Ha crecido el bullying, los casos de aislamiento y las reacciones violentas por parte de quienes son abusados y nos enteramos más fácilmente de todo esto debido a las comunicaciones inmediatas.  Y hay que hacer algo…  se han intentado diversos programas en colegios y empresas, manuales de convivencia y sanciones y castigos.  

illustration-2223973_640Lo cierto es que cada vez más hasta las redes sociales se prestan para que unos invisibles poderosos se diviertan a costa de otros aparentemente más débiles y les hagan la vida imposible.  Esto parece no tener fin.  Sin embargo, estudiosos psicólogos del Instituto del Perdón de la Universidad de Wisconsin en Madison (International Forgiveness Institute, IFI) se han dedicado a promover una alternativa que parece tener muchos éxitos en el manejo del matoneo a todo nivel y es utilizar el perdón como medio para promover mejores relaciones en los colegios, las oficinas, e inclusive al interior de las familias.

El objetivo es desarmar la ira en los corazones de los acosadores para que actúen de forma empática y colaborativa con los demás, basados en el respeto a todos sin condicionamientos de ningún tipo. Herramientas como compasión, empatía, comprensión y deseo de hacer el bien y perdonar sirven tanto a la persona que ejerce el matoneo como a la que es acosada.

Los programas basados en el perdón para eliminar los casos de este tipo (International Forgiveness Institute, 2012) deben estar dirigidos a reducir el resentimiento y aumentar la cooperación en un mundo competitivo a todo nivel, inclusive al interior de la familia, donde la comparación en cuanto a los logros se da, aunque sea inconsciente.  El pensar así hace que veamos al otro, aunque sea nuestro hermano, amigo, cónyuge, o compañero de trabajo como un posible rival y que saquemos el mayor poderío posible para demostrar nuestra valía y dominio.  

Esto en lugar de crear equipos de trabajo fuertes en todos los ámbitos, crea grupúsculos, pequeñas islas que van para su lado, poca cooperación, mucha competencia, poca tolerancia y mucha rivalidad, que no conducen a una meta u objetivo común.

Debemos partir de la definición de matoneo y de perdón, para poder hablar todos, el mismo idioma.  El matoneo, acoso o bullying se refiere a una serie de comportamientos usados de forma repetitiva contra alguien de menor fuerza que incluye la ridiculización, la agresión física, verbal o psicológica y en ocasiones el uso de la fuerza para lograr ciertos requerimientos.  Aquel que es objeto del acoso, ve estos comportamientos como indeseables, agresivos y poderosos.  La intención de quien acosa es dañar física, psicológica y mentalmente al otro (Enright, 2012) y por perdón entendemos que una persona que racionalmente ha sido tratada injustamente decide perdonar cuando voluntariamente (libertad) abandona el resentimiento y las respuestas asociadas (a las cuales en realidad tiene derecho) y prefiere responder   al ofensor bajo el principio moral de “hacer el bien”,  el cual puede incluir la compasión, la generosidad, la igualdad  y el amor  (a los cuales el ofensor no tiene derecho por la naturaleza de sus actos erróneos).  Esto incluye el respeto como valor esencial y el desear siempre el bien o por lo menos no desear el mal a quien nos ha ofendido.  Lleva a comprender el origen de los comportamientos de quienes nos han herido y desde ahí, lograr una relación más compasiva.

No se logrará insertar en la sociedad un valor como el respeto por los demás, cuando las personas no se sienten respetadas en lo esencial que es su “ser humanos”.  De ahí deriva el respeto por la vida y por la honra de los demás, el respeto por sus bienes, por su integridad.  El “ser respetados” nos lleva a mirarnos en nuestra verdadera e importante dimensión de personas; no hace falta demostrarlo con habilidades especiales, ni con competencias laborales, ni perteneciendo a una determinada clase social o etnia.  No tenemos que hacer NADA para que nos respeten y eso es importante especialmente en la enseñanza de habilidades y valores tendientes a evitar
el acoso

Aquél que ejerce matoneo proviene de ambientes difíciles donde es criticado constantemente y muchas veces abusado psicológica y físicamente.  Sus padres son duros, distantes, agresivos y calificadores.  Su comportamiento no viene del vacío, sino que tiene hondas raíces en la rabia que siente por dentro al haber sido herido profundamente. Sufre abandono, falta de atención y de cariño y demuestra esa valía que le es negada mediante el ejercicio del poder desmedido ante alguien que aparenta algún grado de debilidad.  Tiene una gran rabia por dentro, aunque no sea consciente de ella, hacia aquellos que lo han menospreciado y herido en el pasado o que continúan haciéndolo.  Como no se sienten capaces de enfrentar ese sufrimiento, redireccionan esa ira hacia otros a quieres consideran menos fuertes o no tienen nada que ver.  Por eso es importante tratar a estos acosadores en cuanto a su rabia y lograr que por medio del perdón logren bajar el nivel de agresividad que los alimenta y logren comprender al otro y tener compasión de él.

-series-bullying-despertaran-empatiaLa víctima del bullying es una persona introvertida, con gustos intelectuales y apariencia física poco atlética.  Prefiere estar solo, no necesariamente tiene problemas, pero sí aparenta algún grado de “debilidad”, puede pertenecer simplemente a una “minoría” o ser considerado como “diferente”. 

Y aunque hablamos de perdón, de desear el bien, de hacer algo bueno por el otro y de reconocerlo como un igual, debemos tener precaución de hablar claramente con las personas en cuanto a no tolerar los comportamientos de acoso bajo ninguna circunstancia, denunciar cualquier caso y tomar las debidas precauciones para protegerse y sentirse seguros. Es importante que los padres, los colegios y cualquier otra institución tenga medidas claras y sanciones disciplinarias para cualquier comportamiento discriminatorio o violento y que se asegure que todos sus miembros sepan que el acoso es inaceptable en la institución.

Los padres deben estar pendientes de cualquier comportamiento inadecuado, comentarios mal intencionados sobre sus compañeros y hablar con ellos de lo inapropiado de sus acciones y premiar los comportamientos adecuados, compasivos y tolerantes hacia los demás.

Algunas claves que sugerimos tener en cuenta para basar los programas anti-bullying podrían ser:

1. Reconocer la rabia, el resentimiento o la ira.  Hay que guiar y ayudar a que la persona que ejerce el acoso pueda reconocer sus rabias y sus resentimientos hacia otros que lo han tratado injustamente, permitirle contar su historia, sus situaciones, sus miedos.  Escucharles atentamente puede sorprendernos y llevarnos a entender sus acciones, sin que esto signifique condonarlas o aceptarlas.  Es un inicio para enseñar al otro, diferentes maneras de relacionarse y dirigir sus frustraciones y reconocer que también ha sido tratado injustamente puede ser el primer paso hacia la empatía.

2. Una vía para resolver ese sentimiento de ira es el perdón.  Para esto es importante la discusión filosófica sobre lo que significa perdonar y sus alcances.  La mayoría de reservas con respecto al perdón se deben a las concepciones erróneas de lo que abarca el tema del perdón, el olvido, la vulnerabilidad etc…  Una adecuada información puede ser muy beneficiosa para tomar una decisión libre y voluntaria.

3. Ayudar a la persona a entender el valor inherente que tenemos como personas.  Este tema puede tomar tiempo ya que el que acosa no piensa que el otro sea valioso de ninguna manera.  De hecho, lo ve como inferior, diferente y de menor valía.  Lograr que la valoración del otro y de uno mismo sea alta a pesar de haber sido abusado o herido es muy importante para que el respeto se dé sin condicionamientos.

4. Crecer en compasión. Suavizar el corazón, cuando entendemos al otro, lo empezamos a ver (pues para el maltratador el otro es invisible), empezamos a entender las circunstancias, las situaciones que otros viven y que se pueden asemejar a las propias.  La compasión lleva a la empatía, a sufrir con el otro, lo cual no sucedía a quien abusaba de su poder.

5. Dar sentido al sufrimiento.  Cuando logramos ver al otro y entender su dolor, similar al nuestro, entendemos que no podemos ser causantes de más sufrimiento para los demás.  Podemos sentir con el otro y ser capaces de soportar nuestra propia frustración sin pasarla a otros en forma de maltrato, lo que no tiene ningún sentido.

6. Hacer por el otro más de lo que merece. Se trata de hacer algo bueno por el otro, de pensar bien de él.  Cuando el que abusa se siente perdonado, debe guiársele para que retribuya este regalo haciendo algo bueno por los demás.

Es importante saber que el perdón es un proceso y toma tiempo.  El acosador debe perdonar a quien lo ha herido para poder entender el sufrimiento que causa a su vez al abusar de otros.  El tema debe tratarse desde todos los ángulos sin centrar la atención únicamente en el afectado.  Los testigos que no hacen nada, también ejercen el matoneo por omisión. Por lo que las habilidades de autodistanciamiento que nos llevan a mirarnos a nosotros mismos para cuestionarnos y mejorar, así como las habilidades de autotrascendencia que nos llevan a mirar al otro y comprenderlo son para todas las personas que pertenecen al entorno afectado.  

Las herramientas del perdón constituyen un círculo VIRTUOSO que lleva a relaciones más sanas, resolución de conflictos de forma pacífica y en general, vidas más productivas, tranquilas y gratificantes.

cropped-45.jpg