Destacado
Publicado en Educación, Formación de líderes, Liderazgo por competencias, Perdón, resentimiento, reparación, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sufrimiento, culpa y muerte

Un poco sobre nosotros

Mediante el Coaching de Vida buscamos apoyar a las personas en su desarrollo integral y el mejoramiento de sus relaciones laborales y familiares para lograr una vida plena, tranquila y feliz.

Acompañamos a las personas a descubrir y definir proyectos de vida trascendente y encontrar el sentido en situaciones de cambio, difíciles y dolorosas.

Promovemos una cultura del perdón como medio para sanar la propia alma y superar el estancamiento al que lleva el rencor y el resentimiento.

Ofrecemos charlas y talleres de formación que ayuden a potenciar los valores y las competencias de las personas y mejorar las relaciones en los equipos de trabajo.

Encontrar el sentido de vida en el trabajo, en la relación de pareja, en la educación de los hijos y en la vida social nos lleva a vivir con pasión poniendo lo mejor de nosotros mismos y superando los mayores obstáculos.

cropped-logo-en-jpg2.jpg

Publicado en Educación, Formación de líderes, Liderazgo por competencias, Perdón, resentimiento, reparación, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida

Con los guantes de box bien puestos

La semana pasada tuvimos un bonito Taller de perdón y límites, que intento realizar cada mes con el fin de poder reflexionar entre todos en una nueva manera de relacionarnos con los demás y de cambiar nuestros lenguajes violentos por unos de tolerancia y aceptación, todo sin perder de vista nuestra dignidad personal y la protección física y emocional que debemos tener como seres humanos.

Business woman boxingHablábamos mucho sobre esa forma de responder en la cotidianidad, siempre a la defensiva.  Es como si estuviéramos listos para lanzar el primer golpe para dejar bien claro nuestro punto de vista, nuestra opinión, nuestros derechos, lo que nos merecemos, y un largo etc…..  Pensando únicamente en nosotros mismos, desde nuestro ego.  ¿Y los demás que?  Si juntamos un montón de egos, lo que tendremos es una sociedad que se mueve desde la ira, desde el egoísmo y no desde la tolerancia y el amor.

¿Por qué nos cuesta tanto entender que el otro también tiene opiniones y derechos y que pueden ser diferentes a los nuestros, sin que eso signifique que nos están agrediendo o maltratando?  ¿Cuántas veces se destruyen familias enteras, parejas, comunidades por el simple hecho de pensar políticamente diferente? o ¿tener ideologías diferentes? o ¿tener gustos diversos?  Se raya en el fanatismo cuando nos expresamos como si lo nuestro fuera la última palabra y lo único valioso y se cierra la mente a descubrir las riquezas de los demás, el complemento que existe en manejar las cosas de diferente manera.

Una gran herramienta de liderazgo es esa capacidad de comprender al otro y lograr ver desde SU punto de vista, logrando AGREGAR algo a nuestro pensamiento propio y enriquecer el equipo de esa manera (equipo de trabajo, familiar, social). Pero qué difícil encontrar personas que piensen así hoy en día.  Se confunde ser líder con lograr que todos hagan lo que “yo digo”.  Si adicionamos que nuestras comunicaciones se han reducido cada vez mas a la comunicación digital, tendremos como resultado unas cuantas líneas que expresan sólo lo que queremos pero sin el contacto físico que nos muestra las emociones y sentimientos de ambas vías.  Los mensajes de texto, email, etc… carecen de esas expresiones no verbales y un emoticón no es capaz de mostrar en su totalidad si estamos felices, tristes, enojados, sarcásticos, impotentes, y cuántas emociones más, dentro de ciertos contextos y con la singularidad  y unicidad de cada ser humano.

Creo que cada vez mas nuestras deficiencias en el lenguaje, que se van evidenciando tanto en el mal uso de las palabras , el vocabulario deficiente y las expresiones escuetas a las que nos lleva la comunicación digital, hace que nuestra comprensión del otro esté cada vez mas lejana.  No vemos un ser humano sino una pantalla y aunque como lo he dicho muchas veces soy una fanática de la tecnología, lo soy también de la comunicación presencial, verbal y no verbal que nos lleve a tener un contacto cercano, comprendernos en nuestras situaciones, contextos e historias únicas y lograr empatizar con el otro para evitar los malos entendidos, llegar a la tolerancia y al entendimiento mutuos.

Los invito hoy a mirar al otro con compasión, es decir desde su humanidad, igual a la nuestra, llena de virtudes y también de defectos pero igualmente valioso y digno de respeto, preguntándonos, cuál será su historia, como será su vida, en que estado de ánimo se encontrará hoy, si habrá comido bien o a las carreras, si tuvo donde dormir o no … y mirarnos a nosotros mismos de igual forma.

imagesAl vernos humanos, tal vez nos entendamos mejor y podamos al fin colgar los guantes de la venganza, el rencor y el resentimiento.

45

Publicado en Formación de líderes, Liderazgo por competencias, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida

¡Atención!

Es curioso que muchas personas hoy en día parecen estar perdiendo la memoria a temprana edad. Hay un creciente temor por envejecer y cada vez más se cree que la pérdida de memoria se debe a una temprana demencia. Pero no siempre es así y después de unos exámenes de rigor donde se descartan problemas físicos, llegamos a la conclusión de que en el mundo hiperconectado en el que nos encontramos sufrimos de falta de relaciones y vínculos de calidad, de encuentros personales, conversaciones profundas y escucha activa por el otro. ¡Falta de atención!
La distracción es causa de infelicidad y falta de memoria. Basta con pensar cómo nos sentimos cuando requerimos atención por parte de alguien. Si vamos donde un amigo con un problema y confiamos en él, lo único que le estamos pidiendo es un poco de atención. Si esa persona nos interrumpe o nos da soluciones obvias y simples como por salir del paso, no nos sentimos mejor, salimos tristes. Pero si obtenemos el regalo de la entrega total y toda su atención, entonces nos sentimos amados y nos sentimos más capaces de afrontar el dolor y el sufrimiento por el que estamos pasando.

Aprender a poner atención es aprender a ser realmente humanos.

daniel-fazio-523890-unsplash
Photo by Daniel Fazio on Unsplash

La falta de atención nos está llevando a una falta de memoria, donde no nos acordamos de nombres, números telefónicos, información sencilla acerca del otro. Vemos las vidas privadas de todos a través de las redes sociales pero en realidad no nos conocemos.
Me pareció increíble hace un tiempo estando entre un grupo de amigas que se reunían asiduamente todas las semanas y compartían una mañana entera en un grupo de oración desde hacia varios años, que una de ellas saludó a otra y le preguntó por su nombre, disculpándose por su pésima memoria. Y la otra, indignada por esa falta de su “amiga de tantos años” le dijo el nombre y la llamó por otro nombre ¡que no le correspondía! ninguna de las dos conocía el nombre de la otra a pesar de que se veían todas las semanas y compartían un espacio importante para ambas.
Eso demuestra lo distraídos que estamos todo el tiempo, yendo a hacer lo nuestro sin interesarnos por los demás.
Cuando le ponemos atención a otro ser humano, le estamos diciendo de forma amorosa que nos importa.
Es por eso que es tan importante volver sencillamente a lo básico: Las relaciones humanas personales donde creamos vínculos que se convertirán en apoyo y ayuda mutua. Algo que no nos puede dar la tecnología pues necesitamos del contacto personal para lograrlo.

Algunos tips para mejorar la atención y…. la memoria:

1. Estar en el momento presente. Esto significa estar en lo que estamos, de cuerpo y de mente. No podemos saludar a alguien y estar pensando en su vestido, en la cita que tendremos mas adelante ni siquiera en lo que haremos de comer. Cuando saludamos a alguien escuchamos su nombre y lo repetimos mentalmente, de pronto mirando bien su rostro y así no lo olvidaremos fácilmente. Focalizarnos en una sola cosa de forma simple y sencilla. Dejando todo lo demás a un lado hasta terminar.41571116 - artist making silence gesture
2. Hacer silencio. Acostumbrarnos a callar mientras el otro habla. Este callar es también mental. Si estamos pensando en otras cosas mientras alguien nos estácontando algo, o estamos realizando alguna tarea, no estaremos en ningún lado.
3. Mirar a los ojos. Mientras estamos en una conversación, debemos mirar a los ojos a nuestro interlocutor. Si estamos arreglando la cartera, mirando recibos o limpiando las motas de nuestro abrigo, no tendremos ni idea de que nos estaban hablando y nos perderemos además del lenguaje no verbal tan importante para dar contexto a las palabras. Y luego… no nos acordaremos de nada.
4. Hacer sólo una cosa a la vez. Se que esta de moda ser multitarea, pero esto solo logra un cerebro disperso y superficial. Nada queda bien hecho y no generaremos ninguna experiencia digna de recordación. Del afán no queda sino el cansancio. La calidad de cualquier cosa que haces depende del tipo de atención que le das.mihai-surdu-374484-unsplash

Recuerda que poner atención a otra persona es la mejor forma de decirle: Aquí estoy para ti, porque me importas como ser humano. Y eso va en doble vía siempre.
La atención se vera reflejada en una mejor calidad de vida, relaciones significativas, armonía y paz interior.

cropped-45.jpg

Publicado en Formación de líderes, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida

Encuentros y vínculos que curan el alma

Aléjate de la gente que trata de empequeñecer tus ambiciones. La gente pequeña siempre hace eso, pero la gente realmente grande, te hace sentir que tú también puedes ser grande

―Mark Twain

Con los helados días bogotanos, pocas ganas dan de salir de la casa.  Ni a mi, que me encanta reunirme a tomar un café, me gusta moverme para salir al encuentro de nadie!!  En estos días me siento como una ermitaña y el único contacto que quiero tener es conmigo misma.  Válido también, pero por un tiempo…

Este mes lo he dedicado a reflexionar sobre los vínculos y el sentido de vidaQué importante sentirnos rodeados, apoyados y aceptados.  Sentir que somos valorados como personas. De esta forma podemos con mayor facilidad -aunque no sin problemas-, sacar adelante nuestro proyecto de vida.  Somos seres en relación con nosotros mismos y con otros.  En el otro nos identificamos, nos miramos, nos reconocemos.  Y con los demás nos es mas motivante seguir adelante con lo que nos proponemos, la mayoría de las veces….

athlete-barbell-bodybuilder-949129

 

Pero, ¿cuántas veces esos vínculos se convierten en cargas pesadas? 

 

 

A menudo creemos que debemos satisfacer a todo el mundo, nos sentimos juzgados, mirados y cuestionados en todo lo que hacemos.  Pareciera que no logramos dar la talla nunca y que todo es insuficiente a los ojos de los demás. Se espera mucho de nosotros o… se esperan cosas diferentes a las que nosotros deseamos y así no se llega nunca a un punto de encuentro. Me atrevería a decir que todos hemos tenido un familiar cercano, un amigo, un profesor o alguien de gran influencia en nuestra vida que lo único que ha hecho es deshacer nuestros planes, rebajar nuestra estima, indicarnos todas las posibles fallas que tenemos y que tendrá lo que nos proponemos.  Personas que aunque nos quieran, son críticas implacables en lugar de ver mas allá y admirarnos con lo que somos y ayudarnos a crecer.  Seguro lo hacen sin intención de dañar, pero…. que daño hacen!!!  Lo mejor es poner distancia para volver a nuestro centro y lanzarnos en la aventura de la vida con confianza.  Al fin y al cabo, que puede pasar?  El no ya lo tenemos!! el fracaso seguro es lo que ya hemos contemplado.  Así que… todo puede sólo mejorar cada día.

Creo que es importante rodearnos de personas que nos amen como seres humanos incondicionalmente, que nos acepten a pesar de nuestros desaciertos y con nuestros anhelos.  El problema es que hoy en día muchas relaciones se mueven en el campo de la utilidad.  “Si me aportas algo, estoy contigo, en cuanto sienta que ya no me eres útil, te desecho”. Esto se ajusta muy bien a la sociedad consumista del “use y tire”, “cámbielo” por otro que sea “mejor”. Como el amor líquido del  que nos habla Zygmunt Bauman, donde las relaciones no perduran más que un instante.  ¡No nos damos el tiempo necesario ni siquiera para conocernos!.

Por supuesto, que se necesita tiempo… y dedicación.  De otra forma nos es imposible conocer y conectar con el proyecto de vida del otro.  Y tal vez ahí radica el problema… ¿Tenemos proyecto de vida? o vivimos al instante, con lo que se presente.  Todo es fugaz, pero si no logramos elaborar un plan, con metas claras y objetivos de corto, mediano y largo plazo iremos a la deriva en todas las áreas de la vida. Se necesita un orden y una disciplina para poder tener éxito. Tiempo para construir, disposición para acoger y mucho amor por la vida a pesar de todo.

backlit-beach-children-939700

Los vínculos que curan el alma se construyen…

Tips:

  • Tener detalle y miradas que dicen “me importas”. No es verdad que todo se de por hecho.  Hay que actuar (palabra y obra)
  • Dedicar tiempo a esos encuentros con los amigos que curan el alma, empoderan, te hace sentir valioso, te dan seguridad y confianza.
  • Tener una red de apoyo no solo familiar sino con personas que compartan afinidades y con quienes podamos contar.
  • No son necesarios miles de amigos y conocidos, sólo uno o dos con quienes realmente puedas tener intimidad y confianza. ¿ En tu lista de Facebook realmente cuáles cumplen con esto?
  • No esperar nada de nadie, pero siempre entregar lo mejor de mi mismo.
  • Aceptar al otro en su individualidad, sin querer amoldarlo a mi forma de ser.

cropped-45.jpg

Publicado en Educación, Formación de líderes, Relaciones familiares, Relaciones personales, Sentido de vida

Todo encuentro es especial… aunque sea de un segundo de duración.

“Un amigo puede estar esperando tras la cara de un extraño”.  Maya Angelou

Siempre he pensado que nacemos en el seno de una cierta familia, crecemos rodeados de un cierto grupo de personas, vivimos en un país determinado y la vida nos va llevando por caminos y lugares que nos ayudan a crecer y evolucionar para ir logrando la mejor versión de nosotros mismos.  Y cada encuentro con otro ser humano es especial, si lo miramos desde el plano trascendente.  Un encuentro de espíritus que pueden cambiar la vida de alguno.

8241636_sPor eso es tan importante lo que decimos, lo que hacemos y la actitud que tenemos ante la vida y ante los demás.

¿Cuántas veces escuchamos que una sola palabra cambia el destino de alguien? Un consejo dado en un momento de tribulación puede devolver las ganas por vivir a alguien que no veía sentido en su vida.

Los vínculos se construyen con el tiempo, la perseverancia es clave y no es de semanas ni meses, sino de años de compartir vivencias, pero ¿cómo saber si tras un simple saludo puede estar una persona que se convertirá en el amor de la vida? o ¿en un amigo especial?

Aunque somos seres únicos, completos, no podemos vivir sin el otro.  El otro es nuestro espejo, nuestro apoyo.  La comunidad de seres humanos es la que nos lleva a ser empáticos, tolerantes y compasivos.  En soledad crecemos como salvajes.  Es cierto que son necesarios los espacios en soledad para si mismo, pero también es cierto que el ser humano necesita compartir con el otro.

Y de ahí la importancia de los vínculos para encontrar sentido en la vida.  Es en dar a otros y al mundo lo mejor de sí mismo, amar a otro, amar una causa y también recibir del mundo y de los demás lo que nos lleva a saborear la vida, encontrarle el “gustico” a vivir.

IMG_2765 2Y por eso es tan peligroso el pensar que estar conectados con otros a través de la tecnología es suficiente para crear vínculos.  Estos no se crean a partir de conexiones de internet, de compartir historias o memes, de exponer nuestra vida ante los demás.  Esas son conexiones superficiales.  Necesitamos de la conversación cara a cara, del leguaje verbal y no verbal, escuchar al otro, su pensamiento, su tono de voz, su postura corporal.  Eso no es posible a través de mensajes escuetos de WhatsApp o fotografías en Instagram.

Yo personalmente soy una fanática de la tecnología, me encanta la velocidad a la que nos movemos, todo lo que sabemos, las noticias del mundo entero que nos llegan en un segundo, inclusive las comunicaciones instantáneas que logramos con los mensajes.  Pero, creo que hay que aprender a manejar esa tecnología, dosificarla y  entenderla. Saber que nada reemplaza el encuentro presencial.  Que lo que se muestra a través de una cuenta de Facebook puede no ser la realidad, que nos encontramos tras una pantalla y que el vínculo personal no se puede profundizar a través de las redes sociales.

No podemos encontrar vínculos fuertes en paginas de citas por internet. Podría ser una primera aproximación es cierto, pero si queremos conocer a otro ser humano necesitamos conocerlo en toda su complejidad.  La tecnología nos muestra solo una dimensión de cada persona, lo que ella nos quiere mostrar.  Pero somos seres biológicos, psicológicos y espirituales.   Y para vernos realmente y conocernos tenemos que tener el sujeto completo enfrente, no sólo la imagen que desea proyectar.  Tenemos que verlo reaccionar, expresar sus emociones y sentimientos, valorar sus opiniones.

Hoy quiero invitarlos a darse la oportunidad de tener encuentros reales con las personas, a tomarse un café en compañía de alguien, a conocer a alguien sin tener expectativas, siendo auténticos y reales… a ver que sucede.  Tal vez, encontremos relaciones de amor o amistad valiosas y duraderas.

cropped-45.jpg

Publicado en Formación de líderes, Perdón, resentimiento, reparación, Sentido de vida, Sufrimiento, culpa y muerte

¡Vale la pena vivir!

“Nuestra historia no es un destino. Nada queda escrito para siempre. Los sufrimientos nos obligan a metamorfosearnos y nunca perdemos la esperanza de cambiar de manera de vivir.” Boris Cyrulnik

Muchas veces me enredo pensando un tema para el blog.  No se me ocurre algo interesante, inteligente, necesario y atrayente para que las personas que me leen por casualidad puedan beneficiarse en algo de mis palabras y se animen a la vez a compartir sus pensamientos y ayudar a mi formación personal con su sabiduría.

Y hoy precisamente, pensando de esta manera, de repente la palabra AGRADECIMIENTO llegó a mi cabeza.  Es algo sencillo.

La vida no tiene que ser complicada ni tenemos que demostrar lo que sabemos y valemos todo el tiempo.  La mayoría de las veces lo más simple es lo más significativo.  Y ser agradecido es una “simple actitud de vida”.  No es lo mismo que dar las gracias, que aunque es muy importante, muchas veces lo reducimos a una norma de cortesía, -que dicho sea de paso deberíamos practicar constantemente-, pues todo el tiempo estamos recibiendo favores, cosas, gestos y hace mucho bien esa palabra… “gracias”, para animar al otro también a ser servicial, a entregar algo de sí mismo, a dar sin esperar a cambio, tan solo el puro agradecimiento.

Pero ser agradecido como actitud de vida es mucho mas que dar gracias, debe salir del corazón ❤️, debe ser intencional y consciente.

Es levantarnos cada día sabiendo que podría ser el último y agradecer la oportunidad de la vida aunque sea por un minuto.  Es vivir aprovechando cada segundo para hacer algo valioso por los demás y por nosotros mismos.  Ser agradecidos es reconocer nuestras emociones y aceptarlas, porque son las que nos ayudan a percibir el sentido en nuestra vida.  Es vivir al máximo, sabiendo que estar alegres, tristes, con rabia o con miedo es estar vivos.  Es reconocer que en el caos mañanero se nos ha dado la oportunidad de disfrutar a nuestros hijos, nuestra pareja… ¡donde hay vida hay desorden!

Interiorizar que cada vez que saludamos a una persona o tenemos la oportunidad de hablar con alguien podemos hacer de esa ocasión un encuentro maravilloso de dos personas que comparten humanidad, igual dignidad, con aciertos y errores.

Muchas veces las cosas no van bien y nos sentimos desanimados.  No encontramos la forma de ser agradecidos porque la vida nos cuestiona con sufrimientos y pérdidas que no logramos descifrar.  No logramos ver el propósito de lo que nos sucede, el para qué del dolor y las penas.  ¡Así es difícil ser agradecidos!

Pero si mantenemos una disposición del corazón ❤️ abierta a la posibilidad, al aprendizaje, de pronto logremos ver mas allá del momento presente, como la luz al final del túnel.  Saber que por difícil que sea la situación, algo bueno saldrá de ella y si logramos con paciencia sobrellevar la tormenta ⛈, los momentos de calma llegarán con nuevas oportunidades de desarrollo y crecimiento.

Y así será posible continuar con la actitud agradecida de vida, pues si la vida no nos cuestiona, el confort no nos permite evolucionar y crecer.  La angustia es necesaria, es la expresión de la tensión que hay entre lo que es y lo que debería ser. Y de ahí es de donde salen las grandes ideas💡, los momentos más significativos, los encuentros más profundos, las enseñanzas y todo lo valioso de la vida.  Para que al final, cuando nuestro tiempo terrenal termine, podamos decir que nuestra vida valió la pena ser vivida.

Algunos tips para entrenarnos en ser agradecidos y encontrar sentido en la vida:

  • Apreciar lo más sencillo y cotidiano, el clima, sentir frío o calor, podernos levantar, el café de la mañana…..no dar nada por sentado, pues mañana podría o estar ahí. Ser conscientes de nuestro entorno presente, de los detalles.
  • Enfrentar cada problema primero dando gracias por tenerlo, reconociendo que siempre traerá algo bueno y abriéndonos a la posibilidad del aprendizaje.  Si la vida nos cuestiona, nos da la oportunidad de responderle, de vivir.
  • Adoptar una actitud agradecida ante la vida y ante los demás. Todo lo que recibimos es ganancia.  Nadie es merecedor de nada, ni nadie se hizo solo.
  • Ver en cada persona que cruza nuestro camino, así sea por un breve instante, un ser humano que aporta a nuestra existencia, agradecer su presencia y tratarlo con la importancia que podría tener aunque no lo sepamos en ese momento.

cropped-45.jpg

 

 

Publicado en Educación, Formación de líderes, Relaciones personales, Sentido de vida

Las mujeres y el día de la mujer…

Algunos pensamientos personales que quiero compartir en el día de la mujer con todos ustedes.

En realidad pienso que no debería tener que existir un día específico para “celebrar a la mujer”, para reivindicar sus derechos, para festejar las “conquistas y lo que le falta por lograr” y mucho menos para darle regalitos y detalles por SER lo que es.tumblr_n9zsjs86G51trtc5eo1_500

La dignidad del ser humano no está en ser hombre o ser mujer, ni en el rol que desempeñemos, ni en la educación que tengamos, ni el color de la piel, la cultura, la lengua que hablemos, ni en los bienes materiales o la clase social a la que “pertenezcamos” y todos deberíamos ser respetados y honrados por el solo hecho de ser personas.

Tanto hombres como mujeres somos seres humanos completos, no mitades que necesitan ser adheridas para poder completarse.  Y como seres humanos completos, únicos y diferentes no deberíamos tener que estar probando nuestra masculinidad o nuestra feminidad para también probar nuestra valía en la sociedad, en la familia, en la relación de pareja y en el trabajo.

El mundo ha evolucionado y la cultura ha cambiado, pero nuestras ideas de género no lo han hecho a igual ritmo.

Todos tenemos cualidades que nos hacen especiales y necesarios dentro de nuestras comunidades y que importante sería, como dice Chimamanga Ngozi Aichie, que educáramos a nuestros niños de acuerdo con habilidades e intereses intelectuales y no de acuerdo a lo que se espera de nosotros según nuestro género.

¿Por qué razón se espera que las mujeres seamos quienes cocinamos y nos encargamos de las labores domésticas, cuando son labores de subsistencia básica para todos? ¿Por qué se espera que seamos buenas cocineras cuando la mayoría de los grandes chefs son hombres en el mundo con fines económicos de la gastronomía y a las mujeres les cuesta tanto trabajo salir de la ayudantía en las cocinas?  ¿Por qué se espera que sepamos lavar la ropa, hacer las camas si no es cuestión de género el vestirse y el dormir?

Tanto hombres como mujeres deberíamos hacernos cargo de nuestras necesidades y del cuidado y educación de nuestros hijos por igual y el ganar dinero no debería ser un requisito para que el hombre demuestre que tan exitoso es ó que tan masculino se comporta.  Todos necesitamos de la economía para sobrevivir. Y las mujeres estamos igualmente capacitadas para trabajar por una remuneración económica.  Tanto miedo hay de contratar a una mujer porque “puede quedar embarazada”, pero ese embarazo es cosa de dos…  ambos deberían gozar de la licencia “parental” para estar con sus hijos durante los primeros meses de sus vidas.

Lo que nos  falta es creatividad para resolver lo que es en esencia natural.

No estoy hablando de feminismo recalcitrante ni de igualar lo que naturalmente es diferente.  Se trata de ser justos y equitativos y de dejar de sobrevalorar la masculinidad o la feminidad pues como seres humanos somos igualmente valiosos.  Se trata de dar a cada quien el espacio adecuado para que escoja libremente la forma en que desea desenvolverse durante su existencia sin determinismos culturales ni exclusionismos por razón de género.

El hecho de tener que “ganar espacios” laborales, derechos civiles, igualdades salariales, oportunidades sociales es de suyo una discriminación inadmisible en un mundo que se dice evolucionado.

29083135_sEl comercializar el día  de la mujer quita importancia a la celebración por la lucha que han tenido que batallar tantas mujeres valientes que eligieron y decidieron salir de la masificación de lo que se esperaba de ellas para ejercer sus derechos y expresarse libremente como seres humanos. Y no aporta absolutamente nada a lo que falta para tener no sólo una sociedad mas igualitaria y más justa sino defender a las mujeres de su objetivización, maltrato, violencia y muerte.  ¿Acaso hoy celebramos el secuestro reciente de mas de 100 niñas en Nigeria después de que ya habían desaparecido 276 en 2016?  ¿Y cuantas mujeres violadas, maltratadas y fallecidas por la ira de sus parejas, cuantas no pueden salir a la calle ni dejar oír su voz porque simplemente su voz no vale nada? ¿cuantas necesitan aprobación y compañía de un hombre para poder salir de sus casas simplemente a hacer el mercado?

Hoy hace 28 años fui madre por primera vez, y en cuanto vi a esa hermosa mujer con sus ojos muy abiertos, curiosa de todo lo que sucedía a su alrededor entendí el reto que tenía como mujer y me comprometí a guiarla de tal forma que pudiera vivir una vida digna de ser vivida, sin restricciones para soñar libremente en lo que su corazón deseara y tratando de protegerla de los convencionalismos sociales que nos masifican.  Hoy son dos mujeres y un hombre que viven vidas libres, responsables, retadoras con satisfacciones y desencantos pero llenas de sentido y pasión por lo que hacen.

Cada persona es libre de elegir como quiere vivir con lo que le ha sido dado.  Y las mujeres hoy más que nunca debemos dejar de ser víctimas y empezar a demostrar de lo que somos capaces sin perder lo que nos hace únicas.  Y somos responsables de hacer que los hombres puedan ejercer como hombres y como padres, hacerse responsables por sus cosas domésticas, laborales y personales, hacer presencia en la vida de los hijos y compartir sus vidas con mujeres valientes e inteligentes que no les quiten esa oportunidad.

cropped-45.jpg

Publicado en Educación, Formación de líderes, Perdón, resentimiento, reparación, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida

El perdón como una muestra de amor al prójimo

IMG_0499Siempre que escuchamos la palabra perdón, nos da como una sensación de incomodidad y hablar de amor al prójimo, no está de moda.  Así que tal vez soy un espécimen de otro tiempo? O tal vez la forma de vida moderna nos ha llevado a ser competencia unos de otros, comunicarnos eficientemente por medios digitales y dejar de lado las relaciones personales y los vínculos cercanos sanadores.

Cuando nos relacionamos unos con otros  adquirimos una serie de habilidades que nos llevan a una comunicación donde se involucran no solo las palabras sino la mirada, los gestos y la posición del cuerpo.  Todo habla por nosotros y ese lenguaje nos hace seres humanos y nos entendemos más allá de lo tangible.

O… no nos entendernos, es la otra opción. Mal entendernos, ofendernos, dejar pendientes por decir, no decir lo que queríamos y decir lo que no intentábamos decir.  Parece un trabalenguas pero es la realidad que se da en la comunicación humana. Y cuantas relaciones se rompen y se pierden por nuestras pobres habilidades de expresión.

Podemos decidir ir perdiendo poco a poco varios vínculos a lo largo de la vida o podemos desarrollar una serie de virtudes como la comprensión, la compasión, la empatía, la generosidad y el deseo de hacer el bien que son las herramientas que el perdón nos enseña.IMG_1993  El perdón es un proceso y una actitud de vida que debe ser practicada una y otra vez para poder convertirse en una habilidad.  Desde lo más pequeño, desde aquellas fallas en la comunicación verbal y no verbal de cada día, los malos entendidos y las ofensas por acción u omisión.

Es por eso que el perdón va más allá de del olvido y de pasar la página y seguir adelante.  Es un acto de amor por el prójimo en general, un deseo de ver y entender al otro como un ser humano con igual dignidad a la mía y con sus propias fortalezas y debilidades.

Se cambia entonces la forma de relacionarnos, pues desde la comprensión del otro se ve diferente y ya no cabe la venganza ni el “ojo por ojo”.  Cabe solamente un entendimiento mutuo desde el ser en el mundo con todas sus maravillas y también con todas sus dificultades.

Desde esta mirada el otro no es un monstruo sino tan solo un ser humano con errores pero con toda la posibilidad de cambiar y resarcir el daño que ha causado. Todos deberíamos poder tener una segunda oportunidad.  Eso no significa tampoco que dejemos pasar la ofensa o que quien comete el error no sufra las consecuencias de ello.  Significa que la justicia que se hace debe ser diferente a ofrecer al ofensor un castigo peor.  Debe brindarse la oportunidad de aprendizaje, de arrepentimiento y devolverle la humanidad perdida al ofensor.

La mirada al otro puede ser acusadora y devastadora o puede ser potencializadora y devolver oportunidades perdidas.

El perdón es un acto de amor por el prójimo y el amor que entregamos nunca muere, permanece eternamente y algo de nosotros permanece en la tierra, algo bueno.

IMG_0500Y una actitud de perdón y amor es fuente de paz interior pues el ofensor y la ofensa dejan de ser los dueños de mis pensamientos y de mis acciones.  La paz exterior también se hace evidente al poder disfrutar de la vida, ver todo de un color diferente al negro del resentimiento y la venganza.

Los invito hoy a revisar sus relaciones, a reflexionar sobre sus formas de comunicación y sobre las reacciones automáticas que tenemos ante cualquier mal entendido.  A mirar al otro con bondad, pensar bien y hablar bien de los demás aunque no lo merezcan.  . No es que el otro deba hacer algo sino que yo entrego algo como regalo, sin esperar nada a cambio.

No es cuestión de merecer sino de misericordia

cropped-45.jpg