Publicado en Educación, Formación de líderes, Relaciones familiares, Relaciones personales, Sentido de vida, Vocación como misión en la vida

¿Duele crecer?

IMG_0044
Wake Forest, NC

Me encuentro dejando a mi hijo en la universidad.  Los sentimientos son encontrados; me siento orgullosa de dejar un joven lleno de expectativas y sueños por cumplir, una persona que quiere ser parte de este complejo mundo y ante todo un buen ser humano, con defectos y cualidades, que comete errores, se cae y se levanta mejor y más fortalecido.

También siento tristeza por una separación que en todo caso debe darse y es natural, pues como lo hemos escuchado miles de veces… “los hijos son prestados”.  Son seres humanos únicos e irrepetibles y con una misión especial en su paso por la vida.  No es nuestra misión sino la suya.  Es su vida la que tienen que vivir, no la nuestra¡Pero me va a hacer falta su presencia en casa!.

Hace varios años, se era adulto a los doce años.  Los hijos a esa edad debían empezar a producir,  ayudar económicamente en el hogar y colaborar con las labores del campo y de la casa.  A los 16 o 18 ya tenían una familia y eran responsables por ella, nadie decía que eran muy jóvenes para la responsabilidad.  Con el tiempo, los años de educación y el acceso a ella nos han llevado a tener hijos mayores de edad para votar, manejar un carro y beber licor pero con apenas alguna responsabilidad, si acaso en sus estudios, de los cuales también varios padres se hacen cargo al hacerles las vueltas de la universidad, llevarlos o ponerles un “chofer” para su transporte, hablar con los profesores cuando encuentran alguna dificultad etc…

Me he encontrado con personas que me miran raro cuando les digo que he mandado 40372199 - white butterfly isolated on white backgrounda mis hijos a estudiar afuera, no porque crea que nuestras universidades no son buenas, de hecho pienso que son excelentes, sino por el hecho de despegarlos de las comodidades caseras y “obligarlos” a hacerse cargo de sus vidas, en lo cotidiano.  Cuando están en casa, ¿quién resiste la tentación de consentirlos?  Estando fuera deben trabajar para lo del día a día, encargarse de mantener su cuarto en orden, su ropa limpia, alimentarse correctamente y estar sanos.  Y por supuesto sacar las mejores notas posibles pues es su propio futuro, no el mío, el que se están forjando. ¡La comodidad nos estanca, aunque tengamos miles de conocimientos

Puede ser que crecer sea duro, pero vivir una vida responsable nos ayuda a conocernos mejor y encontrar lo que para cada uno de nosotros tiene sentido.  Un ser humano a los 18 años es capaz de hacerlo.  ¿Por qué creemos que nuestros hijos no son capaces?  ¿No confiamos en el trabajo realizado?  De seguro cada uno de nosotros ha hecho su mejor esfuerzo y nuestros hijos son excelentes personas, lo que no significa que no cometan errores.  Pero de cada error se aprende, de cada fracaso se sale con mayor fuerza para afrontar el siguiente reto.

Si no se fracasa o si los padres siempre estan a cargo, no se crece, se acaban los retos y la vida se vuelve monótona, aburrida y predecible.  Caemos en el vacío existencial.

img_2300-e1503935918128.jpg
Twelve Apostles, Australia

La invitación hoy es a reflexionar, pensar con qué herramientas hemos dotado a nuestros hijos.  ¿Los hemos nutrido seguramente con mucho amor en la parte sentimental, física, intelectual, académica, espiritual?  ¿hemos tenido la fortaleza de nutrir tambien su carácter y su voluntad o hemos cedido ante cualquier berrinche? ¿hemos dado lo MEJOR de nosotros al no hacer NADA por ellos en los momentos necesarios, para darles la oportunidad de crecer, resolver sus problemas, frustrarse un poquito y encontrar maneras creativas de salir adelante? ¿les hemos dado la OPORTUNIDAD de demostrar sus capacidades? o ¿los hemos tratado de ineptos al hacerles todo y entregarles todo resuelto y en la mano?

Bueno, volveré a mi casa, sin mi hijo, a seguir desarrollando la siguiente parte de mi vida,  excitante y llena de expectativas.  Ya no tendré que ejercer mis maestrías en chofer profesional, nutricionista, consejera, costurera y tantos otros que tenemos las mamás.  Me dedicaré nuevamente a lo que más me gusta, dar charlas y hacer terapia de perdón, ejercer mi profesión de Coach logoterapéutico, ayudando a otros a encontrar el sentido en sus trabajos, familia y relaciones personales.

Un abrazo para todos y bienvenidos los comentarios.cropped-45.jpg

Publicado en Educación, Formación de líderes, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida, Vocación como misión en la vida

¿Por qué nos comparamos?

Creo que nacemos de una forma pura y sin contaminación al igual que afirma Heidegger que “el hombre ha sido arrojado a la existencia” en un mundo que no conoce, del cual no tiene información alguna.  Sin embargo al nacer entramos en contacto con ese mundo compuesto por personas, sonidos, colores, naturaleza, situaciones y circunstancias que irán moldeando nuestro carácter poco a poco.  Cada uno de nosotros viene con una información genética única y vive en un ambiente del que recibe todos los estímulos de manera especial y personal.  Ese temperamento con el cual hemos venido nos permite percibir cada sonido cada palabra, cada gesto de manera individual por lo que inclusive los gemelos idénticos que vienen con una información genética idéntica, tienen un contacto único con el mundo que los rodea.  Es decir, no hay otro igual a nosotros.18978178 - many colorful hands waving and symbolicind diversity

Lo curioso es que pareciese que eso que nos hace tan especiales como seres humanos nos molesta y nos lleva a estar en constante comparación e imitación de lo que son los demás.  Ahí es donde perdemos esa autenticidad de lo que somos y nos vamos mimetizando con lo que el mundo espera de nosotros convirtiéndonos en un simple producto de lo que esté de moda en el momento.

La vida se transforma en un constante “dar la talla” o “encajar” en una sociedad que desde pequeños nos arrebata nuestra verdadera identidad.  Se ha convertido en un problema crecer.  Los tiempos naturales, en los cuales cada ser humano va alcanzando sus propias destrezas se han convertido en escalas estándares y si no cumplimos con los cuadros de comportamiento, de motricidad fina o gruesa en el tiempo estipulado, ya se nos cataloga como perezosos en el mejor de los casos y siempre seremos sujetos de terapias hasta igualarnos con los demás.

la-envidiaHay ahora un nivel de perfección pre establecido, no se acepta a los jóvenes explorar y cometer errores.  Acaso los padres no nos sentiremos orgullosos de nuestro hijo si no estudia determinada carrera, pasa a ciertas universidades, o sale a ganar sueldos de seis cifras como mínimo?  En dónde se encuentra la tan mentada felicidad que decimos querer para nuestros hijos? De aquí salen padres sobreprotectores que solo quieren “lo mejor” para sus hijos pero que los ahogan en actividades y no los dejan desarrollar su personalidad, les organizan la vida, las tareas, los transportes y hasta hablan con los profesores y les resuelven los problemas sin aceptar que ese ser “perfecto” es humano y puede equivocarse, situación necesaria para poder aprender de sus caídas. Al final, los padres no podrán estar presentes a cada minuto, pero sí tendremos adultos sin carácter para afrontar las dificultades, sin voluntad para vivir y volver a empezar; personas que creen que todo lo pueden sin esfuerzo, con sólo desearlo.

Vivimos en una sociedad exigente y acoplarnos a ella tiene un precio; esa lucha por ser auténticos y la de cumplir con lo esperado nos lleva a un vacío existencial donde no nos encontramos a gusto con nosotros mismos.  Nos hemos convertido en alguien que no somos en realidad.  Muchos tratan de llenar esa falsa existencia con drogas, compras, fama, dinero, éxito empresarial a toda costa y… mucho, mucho ruido.  Porque el silencio que nos increpa nos asusta, nos muestra la soledad que sentimos al no saber quienes somos.  Siempre comparándonos, compitiendo, llenando las expectativas de nuestros padres, de nuestros maestros, del colegio, la universidad, la maestría, etc…. No tenemos identidad propia.  Siempre se nos ha etiquetado, nuestros padres han alardeado sobre nuestros logros y nosotros por detrás, muertos de miedo de “no dar la talla”.
img_3969

La invitación hoy es a hacer un alto en el camino sin esperar el
derrumbe emocional.  Mirar en nuestro interior y empezar desde cero a conocernos y lograr “darnos la talla” a nosotros mismos.

Me gustan mucho las listas, por lo que podemos empezar con una lista de lo que “me gusta a mi hacer” (no a mi pareja, ni mis hijos, ni mis amigos) y lo que no.  Otra lista de los valores que me mueven, que me atraen y pensar si en este presente de mi existencia esos valores interiores más importantes son los que se ven reflejados en mi actividad diaria.  Hagamos un alto para conectarnos con nuestra esencia mas pura y como tarea, propongámonos hacer algo auténtico, que refleje lo que realmente somos y pensamos.

img_4164

Me gustaría que compartieran sus tareas. Qué es lo que van a hacer, que refleja su auténtico “yo”.45

Publicado en Formación de líderes, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida, Vocación como misión en la vida

¿Por qué el Coaching de Vida con Sentido?

IMG_0089El coaching es una forma creativa de compartir nuestras vidas, nuestros sueños y nuestros problemas. De lograr una vida vivida con pasión!!

Es un encuentro donde nos convertimos en compañeros de viaje, juntos por el camino de la vida.

Hace un tiempo escuchábamos la palabra sólo en algunos círculos deportivos, cuando se reemplazaba “entrenador” por “coach” para referirse a la persona que llevaba un equipo, o acompañaba a nuestros hijos en su entrenamiento deportivo.  Se tenía un compañero para los deportes, pero no para la vida.

Ahora, nos hemos dado cuenta que dos personas que comparten logran ver la vida desde diferentes puntos y eso los convierte en seres humanos que se entienden, son solidarios, compasivos y comprensivos porque tienen la capacidad de ver desde el otro y sus circunstancias.

Esto nos impulsa a ser mejores desarrollando todas nuestras potencialidades.  Nosotros somos nuestro propio límite, así que por qué no intentarlo?

El coaching de vida con sentido nos ayuda a vivir plenamente en todos los ámbitos de nuestra vida, inclusive enfrentando las situaciones difíciles inherentes a nuestra humanidad y a nuestra existencia en la tierra.

Encontrar sentido en el sufrimiento y el dolor, ante la pérdida de un ser querido, una separación dolorosa o una enfermedad incurable es posible!! Nos hace más conscientes de nuestra humanidad y nos lleva a ver lo valioso en toda circunstancia, en nuestras relaciones y en nosotros mismos.

Nos hacemos dueños de nuestra vida al responder conscientemente y vivir con convicción persiguiendo lo valiosos que hay en cada uno y en el entorno.

El coaching de vida con sentido nos ayuda a salir de nosotros mismos para vernos y evaluarnos, nos ayuda a conocernos profundamente y a encontrarnos con los otros seres humanos a quienes por el agite de la vida ni siquiera vemos.  Nos ayuda a entender que en la entrega a los demás es donde encontramos el valor de nuestra propia vida. En los vínculos nos encontramos también a nosotros mismos. Y al dejar huella en los otros encontramos la trascendencia de nuestra propia vida.

Por  eso usamos el coaching en situaciones como:

  • Queremos hacer algo y no sabemos exactamente qué… cambiar el mundo o cambiar nuestro mundo.
  • Descubrir lo más valioso en nuestra vida (no lo sabemos? A veces no!).  Vivir la vida como una misión…lo que hago es importante!!
  • Saber para dónde vamos. Especialmente en los momentos de transición de nuestra vida, el sentido parece perderse.  Pero definitivamente está ahí, hay que encontrarlo de nuevo para vivir feliz.
  • Cuando me siento vacío, solo, no me encuentro feliz en mi trabajo, se van dañando mis relaciones familiares, las cosas no salen como me gustaría… Un acompañante me puede ayudar a reencontrar el camino a seguir, el sentido de mi vida.
  • Cuando creo que no tengo ningún propósito, una razón de vivir que me haga vibrar, levantarme con alegría cada día, algo que me mueva y me apasione verdaderamente.
  • Cuando ya no le encuentro el gusto a la vida, no disfruto lo que tengo después de haberlo deseado y trabajado tanto!!

IMG_2343

La relación de coaching se da en un ambiente cálido y cómodo, como el encuentro de dos amigos que desean abordar un objetivo específico y lograr lo que se han propuesto.  Por eso los procesos son cortos pero profundos y efectivos, llevándonos a conocernos a nosotros mismos más íntimamente; a comprender nuestro entorno y nuestras relaciones y así sacar lo mejor para dar a los demás.  Así que te invito a hacer un alto en el camino, reorganizar tus metas y objetivos y vivir una vida plena de sentido y feliz!

Tomémonos un café 

cropped-logo-en-jpg2.jpg

 

 

Publicado en Formación de líderes, relaciones laborales, Sentido de vida, Vocación como misión en la vida

¿Qué significa tu trabajo?

Síndrome de lunes:  ¡¡no me puedo levantar!! el martes…me voy acostumbrando.  El miércoles, paso el día como si tal.  El Jueves me anima el hecho de que mañana será viernes y cuando llega el último día de la semana, por fin siento una alegría, una sensación que me recorre el cuerpo que es indescriptible, se me hace larga la jornada hasta que llega la noche.  A celebrar y a descansar el fin de semana.

¿Te parece familiar esta secuencia? ¿Qué está pasando?

Cuando nuestro trabajo no es nuestra pasión, sino un deber lleno de pesadas cargas, es tiempo de hacer un alto y reflexionar. Es cierto que el trabajo es un deber que nos permite generar ingresos para subsistir, comer, pagar las cuentas, proveer educación a nuestros hijos, y de vez en cuando darnos uno que otro lujo.  Para algunos lo de los lujos es la razón de ser de su trabajo.  Pero siempre me pregunto, por qué hay personas que teniendo ingresos altos que le permiten tener todo lo que desea, no ama su trabajo?  Pues tal vez el dinero no lo es todo… frase trillada pero cierta.

Para que mi trabajo tenga sentido debe emocionarme, es decir, me debe gustar, parecerme interesante.  Debe también constituirse en un reto que quiero superar, algo que me llama fuertemente y que me invita a superarme, querer conocer más y prepararme.  Si esto no sucede, es muy difícil que me levante cada mañana, pues se constituirá en una rutina cada vez menos soportable.

Las personas que calientan silla todo el día y solo esperan la quincena con su pago no disfrutan de una actividad en la que se encuentran inmersas la mayor parte de  su vida y por lo tanto no son felices ni creativas, afectando su salud física y emocional cada día.  Eso se nota!  produce tristeza ver un ser humano desperdiciando su potencial y pasando por la vida sin nada que entregar al mundo ni a los demás seres humanos.  Cuando le llega la hora de partir, se pregunta por su huella, su legado, lo que hizo en la vida…o tal vez ni siquiera eso?

Pero qué sucede con millones de seres humanos que no han podido escoger su trabajo, que no han podido por diferentes circunstancias realizar sus sueños, completar sus expectativas, entregar todo lo que hubieran deseado por medio de una carrera específica o un trabajo para el cual tenían habilidades de sobra?  Esta es la situación de la mayoría, que para sobrevivir han tenido que realizar un trabajo para el cual no estaban preparados o que es un trabajo sucio, desagradable etc… Se puede cambiar la forma en que vemos lo que hacemos y encontrarle valor a eso que hacemos rutinariamente?

IMG_2249La actitud con la que nos enfrentamos cada día a la vida, cambia la perspectiva con la que vivimos!!  Cuando una persona ve mas allá del simple oficio que ejerce y lo hace lo mejor que puede, porque sabe que es un servicio que presta a la sociedad, su manera de ver la vida cambia radicalmente.  Es como cuando a algunos obreros de la construcción durante la edad media les preguntaban qué era lo que hacían y unos respondían “picar piedra” mientras que otros respondían “construir catedrales”.

Valorar ese oficio sencillo y saber que siempre aporta algo a su comunidad.

Para que nuestro trabajo tenga sentido, debemos incluir a los demás, es decir, saber que estamos aportando algo al mundo.  Desde servir un tinto, limpiar las calles, manejar una máquina, realizar una venta, construir una casa, educar a alguien, cuidar un enfermo, vigilar un lugar… cualquier labor que realicemos, debe ser en favor de los demás, tener un sentido de entrega.  Hagamos nuestro trabajo importante al hacer conciencia de que servirá a alguien o aportará algo a la sociedad.

También debemos saber que nuestro trabajo tiene un propósito mas profundo que el sólo ganar un dinero.  Ese trabajo permite que yo me realice como persona, entregue lo mejor de mí a los demás y provea el sustento de mi familia.  No importa si gano mucho o poco, pero sí debe ser suficiente para cubrir mis necesidades básicas y ante todo debo verlo como importante para mí, algo valioso.  Y ahí entra la importancia de la actitud que yo tenga frente a lo que hago.  Si todo el día me estoy quejando, demeritando mi labor y la de mis compañeros, haciendo todo de mala gana pues mi día a día se convertirá en una pesadilla al mejor estilo del síndrome de lunes!!.

Pero si mi actitud frente a mi labor es de compromiso, hacer lo mejor que pueda, no conformarme con algo mediocre, innovar, crear, pensar la mejor forma de hacer las cosas y rendir con una actitud alegre, servicial, de camaradería y compañerismo, pues mi trabajo se convertirá en una oportunidad nueva cada día de encontrar nuevos amigos, ver la vida de nueva forma cada día, vivir una existencia agradecida por lo que se es y lo que se tiene.  No es una invitación al conformismo, sino una invitación a buscar ser la mejor versión de mi mismo en mi trabajo y en mi vida en general.  Sólo así se pueden ver las nuevas oportunidades e ir escalando en mi profesión.  Una actitud triste y huraña no nos deja ver mas allá de la propia silla y el escritorio que tenemos al frente.

El día de hoy propongámonos ver la vida diferente, no centrarnos en la dificultad sino agradecer la oportunidad de un nuevo día y unIMG_2233a nueva semana.  Miremos con una mirada limpia y clara, más allá de nuestros ojos.  No se trata de dejarlo todo y salir a perseguir nuestros sueños de manera irresponsable, sino como decía Santa Teresita, “Hacer lo ordinario de manera extraordinaria”

Hagamos el ensayo y veamos que pasa…

cropped-logo-en-jpg2.jpg

Publicado en Sentido de vida, Vocación como misión en la vida

Nuestra Misión…

IMG_0001Acompañar a las personas en su formación para lograr el fortalecimiento de los valores de la familia, la empresa y la sociedad en general; mediante un actuar libre y por convicción que lleve al hacerse responsable de su propia vida y encontrar un sentido profundo en ella.

cropped-logo-en-jpg2.jpg