Publicado en Educación, Formación de líderes, Relaciones familiares, Relaciones personales, Sentido de vida

Todo encuentro es especial… aunque sea de un segundo de duración.

“Un amigo puede estar esperando tras la cara de un extraño”.  Maya Angelou

Siempre he pensado que nacemos en el seno de una cierta familia, crecemos rodeados de un cierto grupo de personas, vivimos en un país determinado y la vida nos va llevando por caminos y lugares que nos ayudan a crecer y evolucionar para ir logrando la mejor versión de nosotros mismos.  Y cada encuentro con otro ser humano es especial, si lo miramos desde el plano trascendente.  Un encuentro de espíritus que pueden cambiar la vida de alguno.

8241636_sPor eso es tan importante lo que decimos, lo que hacemos y la actitud que tenemos ante la vida y ante los demás.

¿Cuántas veces escuchamos que una sola palabra cambia el destino de alguien? Un consejo dado en un momento de tribulación puede devolver las ganas por vivir a alguien que no veía sentido en su vida.

Los vínculos se construyen con el tiempo, la perseverancia es clave y no es de semanas ni meses, sino de años de compartir vivencias, pero ¿cómo saber si tras un simple saludo puede estar una persona que se convertirá en el amor de la vida? o ¿en un amigo especial?

Aunque somos seres únicos, completos, no podemos vivir sin el otro.  El otro es nuestro espejo, nuestro apoyo.  La comunidad de seres humanos es la que nos lleva a ser empáticos, tolerantes y compasivos.  En soledad crecemos como salvajes.  Es cierto que son necesarios los espacios en soledad para si mismo, pero también es cierto que el ser humano necesita compartir con el otro.

Y de ahí la importancia de los vínculos para encontrar sentido en la vida.  Es en dar a otros y al mundo lo mejor de sí mismo, amar a otro, amar una causa y también recibir del mundo y de los demás lo que nos lleva a saborear la vida, encontrarle el “gustico” a vivir.

IMG_2765 2Y por eso es tan peligroso el pensar que estar conectados con otros a través de la tecnología es suficiente para crear vínculos.  Estos no se crean a partir de conexiones de internet, de compartir historias o memes, de exponer nuestra vida ante los demás.  Esas son conexiones superficiales.  Necesitamos de la conversación cara a cara, del leguaje verbal y no verbal, escuchar al otro, su pensamiento, su tono de voz, su postura corporal.  Eso no es posible a través de mensajes escuetos de WhatsApp o fotografías en Instagram.

Yo personalmente soy una fanática de la tecnología, me encanta la velocidad a la que nos movemos, todo lo que sabemos, las noticias del mundo entero que nos llegan en un segundo, inclusive las comunicaciones instantáneas que logramos con los mensajes.  Pero, creo que hay que aprender a manejar esa tecnología, dosificarla y  entenderla. Saber que nada reemplaza el encuentro presencial.  Que lo que se muestra a través de una cuenta de Facebook puede no ser la realidad, que nos encontramos tras una pantalla y que el vínculo personal no se puede profundizar a través de las redes sociales.

No podemos encontrar vínculos fuertes en paginas de citas por internet. Podría ser una primera aproximación es cierto, pero si queremos conocer a otro ser humano necesitamos conocerlo en toda su complejidad.  La tecnología nos muestra solo una dimensión de cada persona, lo que ella nos quiere mostrar.  Pero somos seres biológicos, psicológicos y espirituales.   Y para vernos realmente y conocernos tenemos que tener el sujeto completo enfrente, no sólo la imagen que desea proyectar.  Tenemos que verlo reaccionar, expresar sus emociones y sentimientos, valorar sus opiniones.

Hoy quiero invitarlos a darse la oportunidad de tener encuentros reales con las personas, a tomarse un café en compañía de alguien, a conocer a alguien sin tener expectativas, siendo auténticos y reales… a ver que sucede.  Tal vez, encontremos relaciones de amor o amistad valiosas y duraderas.

cropped-45.jpg

Publicado en Educación, Formación de líderes, Relaciones personales, Sentido de vida

Las mujeres y el día de la mujer…

Algunos pensamientos personales que quiero compartir en el día de la mujer con todos ustedes.

En realidad pienso que no debería tener que existir un día específico para “celebrar a la mujer”, para reivindicar sus derechos, para festejar las “conquistas y lo que le falta por lograr” y mucho menos para darle regalitos y detalles por SER lo que es.tumblr_n9zsjs86G51trtc5eo1_500

La dignidad del ser humano no está en ser hombre o ser mujer, ni en el rol que desempeñemos, ni en la educación que tengamos, ni el color de la piel, la cultura, la lengua que hablemos, ni en los bienes materiales o la clase social a la que “pertenezcamos” y todos deberíamos ser respetados y honrados por el solo hecho de ser personas.

Tanto hombres como mujeres somos seres humanos completos, no mitades que necesitan ser adheridas para poder completarse.  Y como seres humanos completos, únicos y diferentes no deberíamos tener que estar probando nuestra masculinidad o nuestra feminidad para también probar nuestra valía en la sociedad, en la familia, en la relación de pareja y en el trabajo.

El mundo ha evolucionado y la cultura ha cambiado, pero nuestras ideas de género no lo han hecho a igual ritmo.

Todos tenemos cualidades que nos hacen especiales y necesarios dentro de nuestras comunidades y que importante sería, como dice Chimamanga Ngozi Aichie, que educáramos a nuestros niños de acuerdo con habilidades e intereses intelectuales y no de acuerdo a lo que se espera de nosotros según nuestro género.

¿Por qué razón se espera que las mujeres seamos quienes cocinamos y nos encargamos de las labores domésticas, cuando son labores de subsistencia básica para todos? ¿Por qué se espera que seamos buenas cocineras cuando la mayoría de los grandes chefs son hombres en el mundo con fines económicos de la gastronomía y a las mujeres les cuesta tanto trabajo salir de la ayudantía en las cocinas?  ¿Por qué se espera que sepamos lavar la ropa, hacer las camas si no es cuestión de género el vestirse y el dormir?

Tanto hombres como mujeres deberíamos hacernos cargo de nuestras necesidades y del cuidado y educación de nuestros hijos por igual y el ganar dinero no debería ser un requisito para que el hombre demuestre que tan exitoso es ó que tan masculino se comporta.  Todos necesitamos de la economía para sobrevivir. Y las mujeres estamos igualmente capacitadas para trabajar por una remuneración económica.  Tanto miedo hay de contratar a una mujer porque “puede quedar embarazada”, pero ese embarazo es cosa de dos…  ambos deberían gozar de la licencia “parental” para estar con sus hijos durante los primeros meses de sus vidas.

Lo que nos  falta es creatividad para resolver lo que es en esencia natural.

No estoy hablando de feminismo recalcitrante ni de igualar lo que naturalmente es diferente.  Se trata de ser justos y equitativos y de dejar de sobrevalorar la masculinidad o la feminidad pues como seres humanos somos igualmente valiosos.  Se trata de dar a cada quien el espacio adecuado para que escoja libremente la forma en que desea desenvolverse durante su existencia sin determinismos culturales ni exclusionismos por razón de género.

El hecho de tener que “ganar espacios” laborales, derechos civiles, igualdades salariales, oportunidades sociales es de suyo una discriminación inadmisible en un mundo que se dice evolucionado.

29083135_sEl comercializar el día  de la mujer quita importancia a la celebración por la lucha que han tenido que batallar tantas mujeres valientes que eligieron y decidieron salir de la masificación de lo que se esperaba de ellas para ejercer sus derechos y expresarse libremente como seres humanos. Y no aporta absolutamente nada a lo que falta para tener no sólo una sociedad mas igualitaria y más justa sino defender a las mujeres de su objetivización, maltrato, violencia y muerte.  ¿Acaso hoy celebramos el secuestro reciente de mas de 100 niñas en Nigeria después de que ya habían desaparecido 276 en 2016?  ¿Y cuantas mujeres violadas, maltratadas y fallecidas por la ira de sus parejas, cuantas no pueden salir a la calle ni dejar oír su voz porque simplemente su voz no vale nada? ¿cuantas necesitan aprobación y compañía de un hombre para poder salir de sus casas simplemente a hacer el mercado?

Hoy hace 28 años fui madre por primera vez, y en cuanto vi a esa hermosa mujer con sus ojos muy abiertos, curiosa de todo lo que sucedía a su alrededor entendí el reto que tenía como mujer y me comprometí a guiarla de tal forma que pudiera vivir una vida digna de ser vivida, sin restricciones para soñar libremente en lo que su corazón deseara y tratando de protegerla de los convencionalismos sociales que nos masifican.  Hoy son dos mujeres y un hombre que viven vidas libres, responsables, retadoras con satisfacciones y desencantos pero llenas de sentido y pasión por lo que hacen.

Cada persona es libre de elegir como quiere vivir con lo que le ha sido dado.  Y las mujeres hoy más que nunca debemos dejar de ser víctimas y empezar a demostrar de lo que somos capaces sin perder lo que nos hace únicas.  Y somos responsables de hacer que los hombres puedan ejercer como hombres y como padres, hacerse responsables por sus cosas domésticas, laborales y personales, hacer presencia en la vida de los hijos y compartir sus vidas con mujeres valientes e inteligentes que no les quiten esa oportunidad.

cropped-45.jpg

Publicado en Educación, Formación de líderes, Perdón, resentimiento, reparación, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida

El perdón como una muestra de amor al prójimo

IMG_0499Siempre que escuchamos la palabra perdón, nos da como una sensación de incomodidad y hablar de amor al prójimo, no está de moda.  Así que tal vez soy un espécimen de otro tiempo? O tal vez la forma de vida moderna nos ha llevado a ser competencia unos de otros, comunicarnos eficientemente por medios digitales y dejar de lado las relaciones personales y los vínculos cercanos sanadores.

Cuando nos relacionamos unos con otros  adquirimos una serie de habilidades que nos llevan a una comunicación donde se involucran no solo las palabras sino la mirada, los gestos y la posición del cuerpo.  Todo habla por nosotros y ese lenguaje nos hace seres humanos y nos entendemos más allá de lo tangible.

O… no nos entendernos, es la otra opción. Mal entendernos, ofendernos, dejar pendientes por decir, no decir lo que queríamos y decir lo que no intentábamos decir.  Parece un trabalenguas pero es la realidad que se da en la comunicación humana. Y cuantas relaciones se rompen y se pierden por nuestras pobres habilidades de expresión.

Podemos decidir ir perdiendo poco a poco varios vínculos a lo largo de la vida o podemos desarrollar una serie de virtudes como la comprensión, la compasión, la empatía, la generosidad y el deseo de hacer el bien que son las herramientas que el perdón nos enseña.IMG_1993  El perdón es un proceso y una actitud de vida que debe ser practicada una y otra vez para poder convertirse en una habilidad.  Desde lo más pequeño, desde aquellas fallas en la comunicación verbal y no verbal de cada día, los malos entendidos y las ofensas por acción u omisión.

Es por eso que el perdón va más allá de del olvido y de pasar la página y seguir adelante.  Es un acto de amor por el prójimo en general, un deseo de ver y entender al otro como un ser humano con igual dignidad a la mía y con sus propias fortalezas y debilidades.

Se cambia entonces la forma de relacionarnos, pues desde la comprensión del otro se ve diferente y ya no cabe la venganza ni el “ojo por ojo”.  Cabe solamente un entendimiento mutuo desde el ser en el mundo con todas sus maravillas y también con todas sus dificultades.

Desde esta mirada el otro no es un monstruo sino tan solo un ser humano con errores pero con toda la posibilidad de cambiar y resarcir el daño que ha causado. Todos deberíamos poder tener una segunda oportunidad.  Eso no significa tampoco que dejemos pasar la ofensa o que quien comete el error no sufra las consecuencias de ello.  Significa que la justicia que se hace debe ser diferente a ofrecer al ofensor un castigo peor.  Debe brindarse la oportunidad de aprendizaje, de arrepentimiento y devolverle la humanidad perdida al ofensor.

La mirada al otro puede ser acusadora y devastadora o puede ser potencializadora y devolver oportunidades perdidas.

El perdón es un acto de amor por el prójimo y el amor que entregamos nunca muere, permanece eternamente y algo de nosotros permanece en la tierra, algo bueno.

IMG_0500Y una actitud de perdón y amor es fuente de paz interior pues el ofensor y la ofensa dejan de ser los dueños de mis pensamientos y de mis acciones.  La paz exterior también se hace evidente al poder disfrutar de la vida, ver todo de un color diferente al negro del resentimiento y la venganza.

Los invito hoy a revisar sus relaciones, a reflexionar sobre sus formas de comunicación y sobre las reacciones automáticas que tenemos ante cualquier mal entendido.  A mirar al otro con bondad, pensar bien y hablar bien de los demás aunque no lo merezcan.  . No es que el otro deba hacer algo sino que yo entrego algo como regalo, sin esperar nada a cambio.

No es cuestión de merecer sino de misericordia

cropped-45.jpg

Publicado en Educación, Formación de líderes, Liderazgo por competencias, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida

Si me quieres, dímelo y si no…

Cuando escribo me gusta hacerlo sobre los temas que más importan en algunas situaciones cotidianas que vivimos los seres humanos.  Y estos días a raíz de muchos mal entendidos, expresiones mal dichas, palabras fuera de contexto, escuchas tergiversadas, estaba pensando en la importancia de la “buena” comunicación.

La palabra comunicar viene del latín, “communicare”, que significa poner en común. Comunicarse es compartir experiencias, sentimientos, temores e ilusiones; es estar EN relación, entender y SER entendido: dar y recibir conocimientos; provocar cambios y modificar las conductas en los demás y en uno mismo.

La mayoría de problemas creo yo, se derivan de una comunicación pobre y deficiente.  Por no querer ofender, maquillamos lo que queríamos decir y como consecuencia, nos entienden algo diferente.  Por aquello del respeto, de la prudencia y mil otras virtudes que queremos cultivar, no comunicamos nuestros sentimientos, lo que nos gusta y lo que nos disgusta, lo que nos ha molestado o lo que deseamos.  Y al final no obtenemos aquello que pedíamos.  Viene la frustración, el enojo, el no sentirnos entendidos ni atendidos, el aislamiento etc…

¿Hasta donde podemos ser francos y sinceros y expresar sin adornos ni rodeos lo que queremos decir exactamente?

Estaba pensando que es muy fácil decir “te quiero” a alguien que realmente queremos, (bueno, no para todo el mundo es fácil) pero en general es más sencillo que quedarnos callados y no contestar con un “yo también” cuando en realidad no lo sentimos.Es lo mismo que decir “estás muy bonita” cuando en realidad pensamos que parece un espantapájaros, pero… ¿seríamos capaces de decir esto último? ¿O es mejor, simplemente callar?

La comunicación se rige por muchas costumbres y usos culturales; de hecho, la cultura se construye con base en la comunicación de sus miembros.  Por ejemplo, hay sociedades donde para el varón es impensable expresar sus sentimientos y algunas en las que se espera de una mujer, que diga siempre cosas suaves y bonitas.  En otros casos, debido al trabajo de cada persona el uso del lenguaje es tan especifico y técnico, que escasamente se entienden entre colegas.

IMG_2774En todos los ambientes es importante que las personas sean responsables con su forma de comunicarse con los demás y asuman lo que dicen y lo que reciben con una apertura de mente que enriquezca la interacción entre ellas.

Enseñar a los niños a comunicarse adecuadamente empieza por no dejar que hablen con señas, aunque les entendamos todo como padres.  Es necesario enriquecer su vocabulario, llamar a las cosas por su nombre, evitar tabúes en algunos temas y ser francos y sinceros en todo momento.

Sería conveniente también que los convencionalismos sociales no estuvieran por encima de las palabras y que pudiéramos expresar nuestros sentimientos sin ambigüedades.  Cuando se dice NO es NO y no se debe dar pie a interpretaciones.  La idea no es “quedar bien” a pesar de todo, sino ser claros al comunicarnos, verbal y no verbalmente.

Puede afirmarse que la comunicación es el soporte del ser humano en su desarrollo emocional, familiar, laboral, social, económico, político, cultural y científico. De la claridad en la comunicación depende, en gran medida, el éxito de cualquier actividad humana y las relaciones entre los individuos.

 

Aquí algunos tips para una buena y clara comunicación:

  • IMG_3836Di las cosas con franqueza y sin rodeos.  Esto significa minimizar el número de palabras para que puedas ser bien entendido. ¡Pide exactamente lo que quieres!
  • Utiliza bien tu lenguaje, las palabras tienen significado y no podemos utilizar palabras hirientes o soeces para expresarnos sin esperar una reacción airada del otro lado.  Se suave en la forma pero directo en el fondo.
  • Al igual que lo que dices debe ser claro y breve, al recibir una comunicación debes ceñirte a lo que dice exactamente.  Rumiar las palabras e intentar darles otros significados sólo nos confunde y nos hace poner pensamientos en otros que quizá nunca hayan existido.
  • Cuando no entiendas algo o tengas dudas, PREGUNTA.  ¡Así de fácil!
  • Respira antes de hablar.  Esto significa, darles un tiempo a nuestras emociones primarias para que no sean ellas las que hablen por nosotros.  Cuando nos encontramos ante una emoción fuerte lo que decimos, acompañado de nuestro lenguaje no verbal puede ser mal interpretado.  La emoción primaria dura máximo 5 minutos, así que es mejor esperar y pensar bien las cosas antes de hablar.
  • IMG_2765 2
    Mira siempre a los ojos de tu interlocutor, pon atención, no pienses en nada mas 
    cuando conversas. Eso es respeto.

 

Sólo dos claves:  Ser claro y preguntón.

 

cropped-45.jpg

Publicado en Educación, Sentido de vida

Nuevas oportunidades

IMG_0685Este es un tiempo propicio para mirar a lo nuevo, tener una nueva esperanza e ilusiones renovadas.  Al pasar los días, con el correr de los meses se nos olvida el entusiasmo con el que empezamos, la rutina nos va acaparando las horas deliciosas de exploración e inspiración que tuvimos al inicio del año.

Tal vez lo que era un proyecto empezando se va quedando estancado, dejamos de ver sus posibilidades.  No siempre las cosas salen como las imaginamos y vamos perdiendo el envión inicial.  En la parte personal nos pasa lo mismo… cuantas dietas abandonadas, gimnasios pagos sin usar, cuidado personal que se convierte en un “mañana lo hago”.  ¿La vida amorosa o de pareja?  igual, dejamos los detalles de lado, o la ilusión de un nuevo amor se convierte en algo para después.

¿Por qué no vivir cada día como si fuera primero de Enero?  o como siempre nos dicen, ¿cómo si fuéramos a morir mañana?   Solo la enfermedad, la muerte de otros, los golpes duros de la vida nos devuelven a la realidad del milagro diario de vivir.

Pero, ¿qué pasaría si al levantarnos cada día lo viéramos como una nueva oportunidad y diéramos gracias por tener el regalo de hacerlo todo nuevo?

Los invito a reflexionar sobre esto, a poner un pensamiento diferente a lo que hacemos cotidianamente.  Es no conformarnos con que a un día le siga otro igual, tampoco debemos dedicarnos a realizar cosas locas; no se trata de tomar riesgos de vida o muerte.  Es encontrarle un sentido a nuestras tareas familiares y laborales.

IMG_1025

Es hacer de cada encuentro un momento único y especial, disfrutar la compañía de los de siempre y de los nuevos.

Disfrutar de las cosas pequeñas sin esperar a que ocurra algo extraordinario para poder decir que estamos vivos.

 

Algunos tips para lograrlo:

  • Agradece cada mañana lo que tienes sin pensar en lo que NO tienes o te falta por alcanzar
  • Tómate un café o tu bebida favorita y date ánimos para empezar el día
  • Ponte tareas realizables y ve dándoles solución poco a poco.  Al final del día, agradece haber tenido un dia productivo
  • Pon atención a cada cosa que haces, no hagas muchas a la vez pues esto en lugar de demostrar que eres una persona muy ejecutiva, te hace ineficiente y no te deja disfrutar del momento presente
  • Mira a cada persona que cruza en tu camino como a un ser humano especial y valioso (si…incluso al que se atraviesa y al que mira feo).  Todos nos aportan algo y podemos usar cada encuentro como una oportunidad de aprender… aunque sea a ejercitar la paciencia y el perdón
  • Hablando de perdón… perdónate tus errores y pequeñas fallas.  Trata de sacar algo bueno de ellas.
  • No tengas miedo a las nuevas cosas.  Las oportunidades se presentan en forma de pequeñas tareas, encuentros, viajes, cambios, incluso enfermedades, accidentes.  Sólo viviendo se vive.
  • Toma riesgos controlados.  Esto quiere decir, que te atrevas a probar cosas nuevas, a cambiar de trabajo, a decir lo que piensas, a mudarte de ciudad, a aprender un nuevo idioma o estudiar, aunque ya no estes en “edad de hacerlo”.  Sólo toma tus decisiones con sentido, siguiendo lo que para ti es más valioso y construye espacios para quienes te rodean.

En fin, nuevas oportunidades tenemos todo el tiempo.  Démonos el regalo de vivirlas, amarlas y disfrutarlas.

logo en JPG

 

Publicado en Educación, Formación de líderes, Relaciones familiares, Relaciones personales, Sentido de vida, Vocación como misión en la vida

¿Duele crecer?

IMG_0044
Wake Forest, NC

Me encuentro dejando a mi hijo en la universidad.  Los sentimientos son encontrados; me siento orgullosa de dejar un joven lleno de expectativas y sueños por cumplir, una persona que quiere ser parte de este complejo mundo y ante todo un buen ser humano, con defectos y cualidades, que comete errores, se cae y se levanta mejor y más fortalecido.

También siento tristeza por una separación que en todo caso debe darse y es natural, pues como lo hemos escuchado miles de veces… “los hijos son prestados”.  Son seres humanos únicos e irrepetibles y con una misión especial en su paso por la vida.  No es nuestra misión sino la suya.  Es su vida la que tienen que vivir, no la nuestra¡Pero me va a hacer falta su presencia en casa!.

Hace varios años, se era adulto a los doce años.  Los hijos a esa edad debían empezar a producir,  ayudar económicamente en el hogar y colaborar con las labores del campo y de la casa.  A los 16 o 18 ya tenían una familia y eran responsables por ella, nadie decía que eran muy jóvenes para la responsabilidad.  Con el tiempo, los años de educación y el acceso a ella nos han llevado a tener hijos mayores de edad para votar, manejar un carro y beber licor pero con apenas alguna responsabilidad, si acaso en sus estudios, de los cuales también varios padres se hacen cargo al hacerles las vueltas de la universidad, llevarlos o ponerles un “chofer” para su transporte, hablar con los profesores cuando encuentran alguna dificultad etc…

Me he encontrado con personas que me miran raro cuando les digo que he mandado 40372199 - white butterfly isolated on white backgrounda mis hijos a estudiar afuera, no porque crea que nuestras universidades no son buenas, de hecho pienso que son excelentes, sino por el hecho de despegarlos de las comodidades caseras y “obligarlos” a hacerse cargo de sus vidas, en lo cotidiano.  Cuando están en casa, ¿quién resiste la tentación de consentirlos?  Estando fuera deben trabajar para lo del día a día, encargarse de mantener su cuarto en orden, su ropa limpia, alimentarse correctamente y estar sanos.  Y por supuesto sacar las mejores notas posibles pues es su propio futuro, no el mío, el que se están forjando. ¡La comodidad nos estanca, aunque tengamos miles de conocimientos

Puede ser que crecer sea duro, pero vivir una vida responsable nos ayuda a conocernos mejor y encontrar lo que para cada uno de nosotros tiene sentido.  Un ser humano a los 18 años es capaz de hacerlo.  ¿Por qué creemos que nuestros hijos no son capaces?  ¿No confiamos en el trabajo realizado?  De seguro cada uno de nosotros ha hecho su mejor esfuerzo y nuestros hijos son excelentes personas, lo que no significa que no cometan errores.  Pero de cada error se aprende, de cada fracaso se sale con mayor fuerza para afrontar el siguiente reto.

Si no se fracasa o si los padres siempre estan a cargo, no se crece, se acaban los retos y la vida se vuelve monótona, aburrida y predecible.  Caemos en el vacío existencial.

img_2300-e1503935918128.jpg
Twelve Apostles, Australia

La invitación hoy es a reflexionar, pensar con qué herramientas hemos dotado a nuestros hijos.  ¿Los hemos nutrido seguramente con mucho amor en la parte sentimental, física, intelectual, académica, espiritual?  ¿hemos tenido la fortaleza de nutrir tambien su carácter y su voluntad o hemos cedido ante cualquier berrinche? ¿hemos dado lo MEJOR de nosotros al no hacer NADA por ellos en los momentos necesarios, para darles la oportunidad de crecer, resolver sus problemas, frustrarse un poquito y encontrar maneras creativas de salir adelante? ¿les hemos dado la OPORTUNIDAD de demostrar sus capacidades? o ¿los hemos tratado de ineptos al hacerles todo y entregarles todo resuelto y en la mano?

Bueno, volveré a mi casa, sin mi hijo, a seguir desarrollando la siguiente parte de mi vida,  excitante y llena de expectativas.  Ya no tendré que ejercer mis maestrías en chofer profesional, nutricionista, consejera, costurera y tantos otros que tenemos las mamás.  Me dedicaré nuevamente a lo que más me gusta, dar charlas y hacer terapia de perdón, ejercer mi profesión de Coach logoterapéutico, ayudando a otros a encontrar el sentido en sus trabajos, familia y relaciones personales.

Un abrazo para todos y bienvenidos los comentarios.cropped-45.jpg

Publicado en Educación, Formación de líderes, Perdón, resentimiento, reparación, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida

El perdón y sus alcances

El tema del perdón es ¡tan necesario hoy en día! Vemos relaciones rotas, ambientes de trabajo competitivos en lugar de colaborativos, comunidades enfrentadas y en general una sociedad quebrantada por el odio, el resentimiento y los deseos de venganza.

IMG_0857No hemos sido creativos en la forma de resolver nuestras diferencias y nuestro lenguaje es agresivo, somos violentos y faltos de toda compasión con el otro.  Se le ha perdido el valor sagrado al respeto por vida humana y a la integridad física y moral del otro.

Por supuesto no podemos generalizar, pero en el ambiente se respira un aire triste gracias a un sin número de noticias que nos dejan con el alma arrugada y un sabor amargo que nos cuestiona y nos lleva a reflexionar cuál ha sido nuestro papel en la violencia, bien sea por acción o por omisión.

Nos hemos dejado de mirar como seres humanos capaces de realizar los actos más bondadosos (y también los más aberrantes…) y nos hemos convertido en meros enemigos donde nos miramos únicamente al interior, a nuestras propias necesidades y no nos fijamos en el otro que también como yo, tiene debilidades, fortalezas, hijos, padres, hermanos, amigos, deseos, esperanzas, luchas.

La familia es la primera escuela de perdón. Lo que aprendamos allí será lo que salgamos a compartir a nuestro alrededor. ¿Qué nos espera si en nuestras familias no existe una actitud de perdón hacia quienes más amamos?

Una actitud habitual de perdón (es decir que hay que ejercitarlo como si de los músculos se tratara)nos llevará a tener mejores relaciones personales y un ambiente laboral más amable y colaborativo. Pero para tener esta habilidad, necesitamos saber exactamente lo que significa el perdón y cuáles son sus alcances.

Perdonar empieza por saber que somos personas que merecemos ser tratadas con respeto.  Debemos empezar por reconocer que hemos sido heridos y que tenemos el derecho de sentirnos dolidos, furiosos y resentidos.  No requiere que neguemos nuestros sentimientos ni que olvidemos las ofensas.

El proceso del perdón no produce amnesia. Pero el perdón nos ayuda a transformar el recuerdo para que se convierta en crecimiento, compasión y deseo de hacer el bien sin necesidad de venganza.  El perdón no significa que no se haga justicia, ni que el ofensor no pague por lo que hizo, pero si nos vuelve creativos en la forma de justicia, para que no se perpetúe el castigo que no repara ni transforma.  La idea de justicia se conviertecon el perdón, en una forma de devolver a la sociedad seres humanos (víctima y ofensor) reparados, fortalecidos y útiles para ayudar a crear un mundo mejor para todos.

Al final el perdón es la acción por la que una persona decide cambiar su forma de reaccionar frente a otra persona que ha hecho algo considerado como ofensa y renuncia a ejecutar acciones de venganza, retaliación u odio. Gratuitamente, aunque el otro no lo merezca, aunque el otro no lo haya pedido, aunque el otro no esté presente.  Es el mejor regalo que me doy para recobrar mi paz interior. Perdonar es recordar sin dolor.

cropped-45.jpg