Formación de líderes, Perdón, resentimiento, reparación, Relaciones familiares, relaciones laborales, Relaciones personales, Sentido de vida

Eres mía o no eres de nadie…

Oír éstas palabras nos genera pánico.  Cuantas historias de agresiones y muertes violentas por no configurarnos con los deseos de nuestra pareja. Y es que vivimos en una cultura donde a las mujeres se nos “obliga” a satisfacer los deseos de los demás para no ser “castigadas” con la indiferencia, la soledad, el abandono, la pobreza, el maltrato físico y psicológico, etc…

Cuantas veces nos dicen “si no eres mi novia no podemos ser nada, ni amigos” y simplemente se nos corta la posibilidad de una amistad, se nos bloquea de todo, incluso de las redes sociales.  No es esto una forma de obligarnos, disfrazada de…”haces lo que yo quiero o no vales nada para mi”, muy aceptada socialmente pues no incluye violencia física… o el grave “si no eres mía no eres de nadie…prefiero verte muerta” no aceptado pues incluye la violencia física y la muerte, pero tan común en nuestra cultura.

IMG_1286Somos de extremos, no toleramos los colores.  O somos campeones mundiales o no hicimos nada por vagos.  Nos interesa mas el desenlace y no disfrutamos la trama como en la canción de Jorge Drexler (La trama y el desenlace);  cuando la vida se construye poco a poco, se teje en los procesos que a través de la perseverancia llegan al éxito.  Esto vale para todo, los deportes, los estudios, el éxito laboral, una carrera nutrida y significativa y por supuesto para nuestras relaciones de familia, las relaciones personales y las amorosas.

Cuando solo queremos ver el éxito económico en algo, dejamos de ver lo valioso que hay en el proceso de conseguirlo.  Cuando sólo queremos que se vea el éxito en nuestra familia, matrimonio perfecto, hijos ejemplo, dejamos de ver todo el amor que hubo detrás de cada decisión, las caídas y las vueltas a levantar, la paciencia y los sacrificios vividos.  Todo lo que realmente es importante.

Cuando queremos que otra persona se someta a nuestros deseos y somos incapaces de IMG_2427respetar los suyos, estamos perdiendo la oportunidad de una amistad verdadera, de compartir dos mundos interesantes y estamos cerrando la posibilidad a todo crecimiento que pudiera surgir del encuentro de dos almas en el universo. Tal vez estamos perdiéndonos de un amor más allá de la posesión, un amor de ágape donde dos almas se juntan desde lo más trascendente y donde no hay barreras ni cadenas.  Donde se honra la persona y su libertad total.

Qué diferentes serían así las relaciones de todo tipo.  Una entrega total de lo que somos, sin pretender manipular al otro, sino sabiendo que el vínculo es más fuerte que cualquier posesión.

Qué tristeza me da cuando las personas se dejan de hablar, lo respeto si, pero me parece que se pierden grandes cosas.  Ahí si se cierra toda posibilidad. Mucho pesar cuando manipulan de cualquier forma, desde el poder de la fuerza o el dinero.  Más tristeza aún cuando son posesivas y desembocan en la amenaza constante y la violencia.

Te invito el día de hoy a revisar tus relaciones, pues una relación posesiva es irrespetuosa y no es verdadera.  Al soltar, el vínculo que queda podrá nutrirse y crecer.  De otro modo tiende a la separación, la manipulación, la violencia, al sufrimiento, la pérdida y el dolor.

cropped-45.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s